Midnight Cowboy (1969)




Director: John Schlesinger

Duración: 113 minutos

País: Estados Unidos

Elenco: Dustin Hoffman, Jon Voight, Sylvia Miles, John McGiver, Brenda Vaccaro, Barnard Hughes, Ruth White, Jennifer Salt, Gilman Rankin, T. Tom Marlow, George Eppersen, Al Scott, Linda Davis, J.T. Masters, Arlene Reeder, entre otros.

" Soñando con el éxito, mejor conocido como el Sueño Americano, el joven e ingenuo tejano Joe Buck se traslada a Nueva York, donde comienza a trabajar como gigoló seduciendo a mujeres maduras de Manhattan. Joe pronto descubre que ese mundo no es como él se imaginaba, pero antes conoce a Rico 'Ratso' Rizzo, un timador que lo quiere estafar."


La historia de Joe Buck se repite constantemente de época a época, de ciudad en ciudad. El viajero que se adentra en la gran ciudad para hacer realidad un sueño que nunca será tal y que se desvanecerá entre dolor y miseria. Joe Buck puede ser aquella chica que se muda a Los Ángeles para conquistar Hollywood y termina vendiendo su cuerpo en una esquina. Es la estrella de rock que agonizará en un callejón envenenado por una última dosis de heroína. Es el escritor alcoholizado que vomita en el cesto de basura mientras las hojas en blanco atormentan su cabeza. Joe Buck puede ser todos ellos, pero aún no lo sabe.
Ignoro si en la novela de James Leo Herlihy se hace referencia a algún tipo de escarceo homosexual entre los protagonistas, sin embargo yo soy de los que admira esta cinta más por lo que expresa que por lo que presuntamente calla. En primer lugar, considero que el cariño que Ratso y Joe sienten por el otro queda reflejado con exactitud en la película sin necesidad de profundidades. En segundo término, no me parece que el director omitiera nada en aquel momento, ya fuera voluntaria o involuntariamente, que pudiera mejorar la perspectiva de una historia que a mi juicio es perfecta tal y como se presenta.
Hay obras que no desearía etiquetar como 'buenas' o 'malas'. En realidad, eso no es lo importante. Más allá del valor cinematográfico, está la huella que ha dejado una cinta tanto en el alma, como en la memoria. 
Si la manifestación artística se establece cuando el creador consigue expresarse e incluso fusionarse con el receptor de su obra, no hay mejor ejemplo de ello que esta película. Quizás la falta de algún elemento de esta película, habría bastado para no hacer saltar la chispa que logra estremecer a cualquiera. Si hubiera sonado otra canción, si hubiera ocurrido en otra ciudad, contado con otro tipo de fotografía o hubieran contratado a otros actores, tal vez no se habría producido el vínculo emocional con la creación de Schlesinger. El nexo que me une a esta cinta es completamente personal, así que tampoco sabría si es adecuado recomendarla, ya que contiene elementos lo suficientemente tristes y perturbadores como para producir en otra persona un efecto completamente distinto al mío.
La obra es sombría y te golpea sin esperarlo al presentarte una realidad descorazonadora y pesimista. Que la vida no es de color de rosa lo sabemos casi todos, aunque en el cine tiende a endulzarse casi por regla general, pero este es uno de los claros ejemplos de que la vida puede suponer un verdadero tormento, tanto que el director arroja el famoso 'sueño americano' por las alcantarillas en este drama repleto de búsquedas infructuosas, de fracasos y de sueños efímeros.
Posiblemente este título sea uno de los más importantes en las filmografías de ambos protagonistas. Voight interpretando a un rústico tejano incapaz de percibir todo lo que pasa a su alrededor y Hoffman en su caracterización de un lisiado que siempre que pasa por las cabinas de teléfono comprueba que nadie haya dejado ninguna moneda. Pequeño hombre, pero gran actor.
Como dato curioso queda el hecho de que se le haya clasificado con una X (una película que sólo esta permitida para adultos por su alto contenido erótico o violento), debido a que la sociedad puritana de aquella época no veía adecuado que se mostrará en pantalla todos esos tabúes que hasta aquel momento nadie se había atrevido a presentar. Cierto es que, hay escenas que más que enseñar algo lo insinúan. Sin embargo, a pesar de los años transcurridos acepto que algunas sorprenden y creo que serían complicadas para algún adolescente, aunque la vida en la calle era y sigue siendo así con toda su crudeza.
La derrota y la frustración existente en la vida de muchas personas. Una realidad, a la que es mejor enfrentarse en compañía que en soledad. Una amistad entre dos víctimas del sueño americano prometido. Una vida que jamás llegará.

Comentarios

Entradas populares