Guardians of the Galaxy (2014)




Director: James Gunn

Duración: 121 minutos

País: Estados Unidos

Elenco: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Lee Pace, Michael Rooker, Karen Gillan, Djimon Hounsou, John C. Reilly, Glenn Close, Benicio Del Toro, Laura Haddock, Sean Gunn, Peter Serafinowicz, entre otros.

" Un grupo de delincuentes intergalácticos son obligados a trabajar juntos para detener a un guerrero fanático obsesionado con tomar el control del universo".

Si algo demuestra esta película, es que el cine de los ochenta está de vuelta, algo que ya se intuía gracias a la figura del admirado por unos y denostado por otros J.J. Abrams y que se ha constatado con el éxito de este proyecto. A nadie se le puede escapar que la cinta contiene ese aroma de cine familiar en el que crecieron grandes figuras como las de Spielberg, Joe Dante, Zemeckis o George Lucas (si es que hay algún lector más joven que yo, habrá que señalar que hubo una época en la que además de amasar dinero con sus juguetes y mercadotecnia era un gran director y productor).
James Gunn se declara absolutamente admirador de esta clase de cine y le rinde homenaje con una comedia desvergonzada, repleta de acción, plagada de guiños o referencias a otras obras de aquella época, con un guión y una dirección que parecen sacadas de hace más de tres décadas.
Esta película ha supuesto el verdadero salto de Marvel para consolidarse como la gran dominadora del cine actual, demostrando su músculo al arrasar entre crítica y taquilla con un proyecto basado en un cómic prácticamente desconocido para el gran público, con una historia de antihéroes y perdedores y sin ninguna estrella visible en el reparto del proyecto y otorgando el mando del mismo a un director igualmente poco conocido, con apenas dos pequeñas películas a sus espaldas.
En una escena inicial que claramente homenajea a Indiana Jones a Chris Pratt no le hacen falta más que unos pocos segundos para apropiarse de la función, poner música fabulosa, comenzar a bailar y derrochar carisma y simpatía en la pantalla.
Muchos guionistas se vuelven locos para encontrar la manera en la que su protagonista conecte con la audiencia, lo cual hasta cierto punto puede parecer tan simple (me temo que no lo es tanto) como que hay que encontrar al actor adecuado para el papel adecuado, como sucedió con Harrison Ford con Indiana Jones y Han Solo (los dos referentes principales del personaje de Quill), Pratt es Star Lord y en cuanto los espectadores lo ven, desean ser el amigo de ese simpático perdedor, al igual que nos gustaría viajar en el halcón milenario o buscar yacimientos milenarios con Indy.
El robo de una misteriosa gema en esta escena inicial será la que de inicio a la acción y la culpable de que nuestro protagonista se reúna con Rocket (maravilloso Bradley Cooper con un papel simpático), Groot (cumplidor Vin Diesel), Gamora (interpretada por una Zoe Saldana excepcional a nivel físico aunque con poco músculo para demostrar algo más a nivel actoral) y Drax (sorprendente Dave Bautista) junto a los que formará un grupo integrado por delincuentes y perdedores que serán la última esperanza que le queda a la galaxia.
Ahora bien, una película como ésta se ve afectada especialmente con el exceso de información que tenemos hoy en día sobre cualquier proyecto cinematográfico. Por un lado los cientos de teaser, trailers, fotos promocionales y demás publicidad destrozan grandes y maravillosas sorpresas de la película y la multitud de críticas y reseñas sobre ella que se apresuran a denominarla como Star Wars de nuestro tiempo o la mejor película de Marvel provocan que el espectador la observe con unas expectativas distintas a lo que realmente va a ver, un entretenimiento de primera calidad.
En cuanto a la película y sus debilidades apoyo la opinión del exceso torpe y cursi de la escena inicial de la película, me parece lo más flojo de la misma. A veces es preferible hacer un mejor uso de los silencio y lo que se puede intuir de ellos que no se ve, pero que expresan mucho más dolor.
Sin embargo, no comparto las críticas contra el supuesto humor infantil de la cinta, no hay que confundir cine de aventuras familiar con cine infantil, hay algunos chistes que necesitan de la complicidad del niño interior del espectador, no obstante habría que decir que aunque no todos me causaron gracia, la cinta si logró esa conexión conmigo desde el primer instante.
Contra la acusación de que la acción y la presentación de los personajes sucede de manera muy acelerada, me parece que la película posee un ritmo envidiable que no decae ni un solo instante y hemos de recordar que nos encontramos ante una película que nos presenta un universo nuevo y protagonistas nuevas que no han sido presentados al público mediante una película propia.
Ante los juicios que la tachan de ser una simple mezcla de antiguos éxitos ochenteros sin personalidad propia, yo señalaría que lo que algunos ven como un error yo lo veo como el mayor acierto de la cinta, quizás la obra no sea más que una mezcla increíble de las películas preferidas del director, pero si todas sus mezclas son así, no estaría nada mal recibir una de ellas cada año.
Sobre los malvados de Marvel poco queda por decir, creo que es un mal común de todo su universo, está por ver todavía al auténtico villano que consiga hacer sombra a sus héroes. Todavía no ha llegado una figura como la que supuso Joker en la última trilogía de Batman y lamentablemente Thanos tampoco parece que pueda serlo, el personaje carece del carácter y la personalidad suficiente como para crear en el espectador una auténtica sensación de amenaza.
Después de lo dicho y como pueden imaginar estoy ansioso de nuevas aventuras de Star Lord y compañía, sea haciendo cosas buenas, cosas malas o un poquito de cada uno, los niños de los 70 y 80 ya tenemos guardada esta película en el corazón y seguiremos a la Milano en sus viajes hasta dónde haga falta.

Comentarios

Entradas populares