Big Fish (2003)


Director: Tim Burton
Duración: 125 minutos
País: Estados Unidos
Reparto: Ewan McGregor, Albert Finney, Billy Crudup, Jessica Lange, Helena Bonham Carter, Alison Lohman, Robert Guillaume, Marion Cotillard, Matthew McGrory, David Denman, Missi Pyle, Loudon Wainwright III, Ada Tai, Arlene Tai, Steve Buscemi, Danny DeVito, entre otros.
" Tras regresar a casa para estar al lado de su padre moribundo, y sentarse al lado de su cama, Will Bloom se ve forzado a escuchar las interminables historias de la juventud de su padre. Así, el joven Will tratará de saber más de su padre moribundo, separando los hechos de la ficción, a través de los mitos e historias que su padre le narraba, en un intento por desvelar la verdadera realidad."
Tim Burton tiene una gran cantidad de películas maravillosas en su haber, eso es innegable, y muchas las admiro y las tengo en mis favoritas, pero si tuviese que destacar una, solamente una, quizás, muy a pesar de Edward Scissorhands, sería Big Fish la elegida.
Para mí, esta cinta tiene todo lo que deseo ver en una realización cinematográfica, es perfecta sin más.
Tiene magia, ilusión, hipnotismo, comedia, drama, reflexión, frases épicas, romanticismo, aventura, misterio, poesía, imaginación, oscuridad, luz, fantasía, realidad. Es un cuento hermoso, una fábula del amor, la familia, las metas, la superación y la vida misma.
Una gran muestra de que es importante lo que se cuenta, pero a la vez también como se cuenta. Edward Bloom tenía un don para contar historias, y era porque creía en ellas, por su inagotable afán llenarse de vida, conocer y llegar hasta donde se propone hacerlo. Un hombre que no conoce la palabra 'No', ni está dispuesto a pronunciarla.
Este hombre, genialmente interpretado por el carismático Ewan en su juventud y el sublime Albert en su vejez, nos muestra lo que fue su vida, desde su infancia en un pequeño pueblo con brujas y gigante, cuando conoce y se casa con el amor de su vida, Sandra Templeton y hasta su último viaje que vio en el ojo de la bruja.
Cada personaje es un mundo y tiene vida propia, hasta el más secundario tiene su papel destacado. Los diferentes lugares no son menos, pues cada uno guarda el misterio y la magia necesaria para habbar por sí solo.
De la música de Danny Elfman ni hablamos, sobran las palabras. Todo es maravilloso en esta obra del séptimo arte, no sabría decir un fallo, ni poner trabas para que tuvieran la oportunidad de apreciarla. Es tanta su genialidad que me atrevo a expresar que hasta el bigote de Danny DeVito está genial.
Como dice Edward Bloom: " cuanto más difícil es hacer algo, mayor es la recompensa que te espera al final."
Y es que, aunque es casi imposible resumir esta joya del cine, pienso que su esencia radica en esta frase, un 'no te rindas' y 'pase lo que pase' saltan de la pantalla a mi mente. Y yo, la verdad es que me siento muy identificado con Edward Bloom.

Comentarios

Entradas populares