Jules et Jim (1962)



Director: François Truffaut

Duración: 105 minutos

País: Francia

Elenco: Jeanne Moreau, Oskar Werner, Henri Serre, Vanna Urbino, Serge Rezvani, Anny Nelsen, Sabine Haudepin, Marie Dubois, Michel Subor, entre otros.

" En París, antes de la Primera Guerra Mundial, dos amigos, el austriaco Jules y el francés Jim se enamoran de la misma mujer, Catherine. Pero Catherine se enamora y termina casándose con Jules. Después de que la guerra termina, cuando se vuelven a reunir de nuevo en Alemania, Catherine se enamora de Jim. Esta es la historia de tres personajes que viven en el amor, un amor que aparentemente no afecta su amistad, y de como sus relaciones evolucionan con los años."

Tercer largometraje de Truffaut. Está basado en la novela del mismo nombre, escrita por Henri-Pierre Roché. Esta película explica la historia de un amor triangular entre una mujer y dos hombres, desde la juventud hasta la madurez. El centro del relato está ocupado por la búsqueda de un amor ideal, pleno y perfecto, que no se concibe como balance de satisfacciones y sacrificios, sino como un paraíso de máximos sin costos y sin altibajos. Los hechos demuestran que el amor ideal y pleno no existe para los seres humanos. De tal manera que aquí nada termina funcionando, ya que para Truffaut el amor conlleva sacrificios y dolor.
Es por tan peculiar forma de presentar una idea, que más que molestar, a veces duele ver como tantas personas no ven en esta película, no una obra maestra, que en este caso no es lo que importa, sino una obra sincera.
Los años 60 del siglo pasado fueron una época de grandes cambios y revoluciones en todos los niveles, y también de una profunda ruptura con el pasado, tanto en lo social, en lo político, en lo económico como en lo artístico; y se podría perfectamente hablar de un antes y un después de todo ello a partir de esa década.
En ese sentido, nunca una relación entre personas se ha mostrado de una manera tan compleja, desafiante y crítica.  La película se adapta a los parámetros de la Nouvelle Vague: filmada con una cámara muy móvil (al hombro, a mano o en bicicleta), ausencia de toda artificiosidad, búsqueda de la espontaneidad, atención a detalles de la vida cotidiana, uso de desplazamientos que siguen a los personajes, congelado de imágenes, encadenado de secuencias y muchas más.
El amor se vive intensamente en esta película. La protagonista es una mujer que quiere vivir el amor siempre, absolutamente, como en los primeros momentos de una relación; pero que a la vez anhela una pareja fuerte y eternamente feliz. Entonces, está claro que el tiempo transforma una relación en una verdadera obligación para uno de los dos elementos que conforman una pareja y esa caducidad del amor, le hace desgraciada hasta el punto de desear la muerte. No basta con tener un marido que te ama, ni tener un hijo juntos, un hogar, un futuro con cierta seguridad y equilibrio. Ella nunca estará satisfecha, porque después de casarse está segura que ha perdido su libertad.
Es probable que debajo de todo el comportamiento y las situaciones en las que se ve inmersa Catherine es también, el drama de la mujer moderna. Ser con aspiraciones propias, tanto emocionales como profesionales, encuentra que los modelos de convivencia social ya no se ajustan a sus deseos. Preparada para pelear, aunque con desventaja frente a los hombres, en el mundo, encuentra que los roles que puede desempeñar en el matrimonio y la maternidad, no le son suficientes.
En cambio Jules, es el estoico. Un hombre que sufre por el amor porque está programado para pensar que así se siente cuando uno se "enamora". Más que enamorarse de una persona, el vive enamorado de la idea del amor y del placer que ese estado puede brindarle a un ser humano.
Y finalmente Jim, es un tipo que ejemplifica a la perfección una forma de enfrentarse al amor que yo definiría como pragmático. No es necesario para él comprometerse con ninguna causa, excepto la propia. No está en la vida de un amigo para ayudarle a que se percate de lo que ocurre, sino que está ahi para él mismo.
Así que, la amistad es otro de los sentimientos que se muestran en esta cinta en su más hipócrita versión y se prueba que en ocasiones puede ser una emoción más insana que el propio amor romántico.
En fin, un triángulo de amor y amistad en el que la insatisfacción lleva a la renuncia, a la locura y a contentarse estoicamente con una situación no favorable por respeto a la libertad y a la decisión del resto, cuando ese resto son amores y amigos.

Comentarios

Entradas populares