Star Wars: Episode III - Revenge of the Sith (2005)




Director: George Lucas

Duracion: 140 minutos

País: Estados Unidos


Elenco: Ewan McGregor, Natalie Portman, Hayden Christensen, Ian McDiarmid, Samuel L. Jackson, Jimmy Smits, Frank Oz, Anthony Daniels, Christopher Lee, Keisha Castle-Hughes, Silas Carson, Jay Laga'aia, Bruce Spence, Wayne Pygram, Temuera Morrison, entre otros.

" Último capítulo de la saga de Star Wars, en el que Anakin Skywalker definitivamente se pasa al lado oscuro. En el Episodio III aparece el General Grievous, un ser implacable mitad-alien mitad-robot, el líder del ejército separatista Droid. Los Sith son los amos del lado oscuro de la Fuerza y los enemigos de los Jedi. Ellos fueron prácticamente exterminados por los Jedi hace mil años, pero la orden del mal sobrevivió en la clandestinidad."

Tercera y última entrega de la trilogía (de precuelas) de Star Wars, que supera con mucho a las dos anteriores, y entabla contacto con las originales, consiguiendo su magnífica y oscura ambientación devolvernos a aquellos tiempos en los que la famosa saga era un referente.
George Lucas consigue, tras dos intentos fallidos, encontrar lo que sobretodo los fans de la saga pedían. Con una ambientación más propia de las tres primeras, todo resulta más fácil. Aunque la edición flojea bastante, e incluso corta un poco el desarrollo, eso queda reducido a una insignificancia después de ver los errores de sus predecesoras más recientes. Por fin nos topamos con una historia que ofrece algo interesante, y mucho, en realidad.
Aunque todos conocíamos cómo acaba el relato, se nos cuenta de manera ágil pero al mismo tiempo de forma densa, de tal manera que el espectador consigue entender a los personajes por sí mismos, sin tener que recurrir a las obras anteriores o a la memoria. A todo esto, habría que sumarle como acierto, los que son sin duda alguna, los mejores momentos de esta nueva trilogía, que comienzan cuando pasamos la hora de metraje y que podrían incluso estar dentro de los mejores momentos de toda la saga entera por peso argumental y por puesta en escena.
Ewan McGregor sigue sosteniendo la película a nivel interpretativo, ya que la presencia de Christopher Lee es corta. En cambio, Samuel L. Jackson gana mucho espacio, aunque he de manifestar que su aparición en esta saga es algo que no termina de encajar, sin embargo el personaje es necesario y cumple la encomienda ampliamente. Natalie Portman desarrolla su mejor interpretación dentro de las tres producciones, con un mayor rango de matices y con más expresividad, incluso en los momentos en los que su personaje debe ser una roca, lo que se agradece porque al fin consigue darle vida. Por otro lado, Hayden Christensen sigue en su mundo. El joven parece no tener remedio, y su personaje solamente gana algo de alma gracias al maquillaje en los últimos 70 minutos. Finalmente, Ian McDiarmid, a quien casi olvido, está más que correcto, sobre todo cuando se "descubre" su otro rostro, su verdadera identidad.
Por eso, habría que reconocer que con esta tercera entrega es con la que Lucas finalmente escribió el epílogo, prólogo y punto de inflexión del cuento de hadas que a tantos millones de personas logró enamorar. Lucas consiguió entonces lo que todos esos fanáticos querían: que no se pueda hablar de Star Wars sin mencionar los hechos que nos cuenta en este producto suyo. Que la trilogía antigua y posterior (¡que a la vez es anterior!) se entienda a raíz de esta. Consiguió que todos los que recuerdan a Kenobi, Luke, Solo y Leia; acaben recordando a Anakin, Padme y el antiguo Senador Galáctico. El tenebroso camino hacia el lado oscuro no podía narrarse de mejor forma que la que se nos presenta en este episodio.
Dicho episodio está salpicado por el miedo, el dolor, el odio y la pérdida. Afortunadamente, porque en esta entrega no cabían las concesiones infantiles de Lucas, aquí, la historia que se cuenta habla de como una personalidad heroica se puede torcer, de como un sistema político se puede corromper, de como una guerra se puede manipular. Y también, de como se pierde a un ser amado.
Y curiosamente, el manejo de Lucas de estos temas es infinitamente mejor que de los meramente lúdicos. En cuanto a esta nueva saga, es en este episodio en el cual se encuentra verdadera magia entre sus imágenes, y en el cual la emoción innegable de la historia llega a los espectadores.
Y así, imágenes, música, actores, diseños y destinos, nos llevan a donde empezamos. Los Jedis caen. Los Siths ascienden. Nada queda de la civilización que existía. El amor no vence. La oscuridad se apodera de los sistemas. Y esta película en el fondo muy descorazonadora y triste, cierra una gran historia. La historia con la que muchos crecieron.

Comentarios

Entradas populares