First Blood (1982)



Director: Ted Kotcheff

Duración: 93 minutos

País: Estados Unidos

Elenco: Sylvester Stallone, Richard Crenna, Brian Dennehy, Bill McKinney, Jack Starrett, Michael Talbott, Chris Mulkey, John McLiam, Alf Humphreys, David Caruso, David L. Crowley, Don MacKay, Charles A. Tamburro, David Petersen, Craig Huston, entre otros.

" Cuando John Rambo, un veterano boina verde, va a visitar a un viejo compañero de armas, se entera de que ha muerto víctima de las secuelas de la guerra. Algunos días después, la policía lo detiene por vagabundo y se ensaña con él. Entonces recuerda las torturas que sufrió en Vietnam y reacciona violentamente."

Para muchos la palabra Rambo entraña muchos prejuicios, todos ellos negativos. Sin embargo, lejos de ser una mera película de acción explícita y sin mensaje, para mí, esta primera obra es mucho más, es una crítica hacia toda la idiosincrasia de la sociedad norteamericana.
Lamentablemente John Rambo ha sido un personaje maltratado tanto fuera, como dentro de la pantalla y me explico.
Fuera de la pantalla, creo asegurar sin temor a equivocarme que ha sido el personaje más ridiculizado en la historia del cine, consiguiendo a mi entender que la nueva generación de espectadores que no conocen la cinta, dejen de verla por la forma irrespetuosa de tratarla. De verdad que me he encontrado con esta situación varias veces. 
Pero en la pantalla Rambo en el ejército era un boina verde, un excelente soldado, una máquina creada para matar por su país. No hablamos de un asesino a sueldo, ni de un psicópata hasta las cejas de droga. Hablamos de lo que supuestamente debe ser el orgullo de cualquier patriota, un hombre dispuesto a dar su propia vida por los suyos.
De repente cambia su estado de militar a civil, y comienzan los problemas. Aquellos que te despidieron antes de subir al avión con destino a Vietnam, en medio de confetis, aplausos, porras y música, ahora te dan la espalda de forma hipócrita. Cambias las palabras, ya no eres un héroe, ahora eres un asesino de mujeres y niños. Con este nuevo panorama tendrá que convivir este ex soldado por el resto de su vida. Además de eso, al volver a su hogar se le margina e insulta.
Estados no puede ser derrotado en una guerra, en Vietnam fue así y muchos soldados que regresaron con extremidades amputadas y trastornos psicológicos, son vistos a su regreso como perdedores y fracasados. Rambo es la historia de uno de esos soldados. De ser una pieza indispensable en el ejército americano, pasa a ser un vagabundo marginal, a ser el objetivo de la brutalidad policial del pequeño departamento de un pueblo cualquiera.
Lejos de dejarse amedrentar por un grupo de policías. Rambo pondrá en jaque a la sociedad que le ha dado la espalda, mostrará que toda "máquina de matar" es un producto creado por intereses gubernamentales con fechas de caducidad deliberadamente establecidas. Y lo más importante, enseñará que todo soldado, es ante todo, un ser humano.
El guión aunque no muy original, es realmente sorprendente, envolviéndonos con un ritmo fresco y trepidante a través de la historia. La acción es pura de verdad y bastante creíble, con varias excepciones por supuesto. No se abusa de los efectos especiales para engañar al espectadores y crear algo visualmente efectista. Y para engrandecer el final, esa sincera confesión de Rambo a su creador, debido a su nueva situación.
Es curioso que la mayor parte de las veces que se habla de Stallone, la gente empiece a hacer bromas sobre si es muy mal actor, o que si parece tonto, o que era una montaña de esteroides sin talento; pero luego resulta que analizas las películas más taquilleras y el famoso tontito  aparece en al menos dos de ellas (Rambo y Rocky) entre tantas que existen.
Evidentemente no se trata de uno de los mejores actores que haya dado el cine, pero hay que reconocerle su fantastico olfato para sacar adelante e involucrarse en proyectos, y el saber suplir su supuesta falta de talento con estereotipos más o menos conocidos, dejando de lado pretenciosos intentos de tratar de ser o demostrar lo que no es. No que otros empezaron muy bien, acumulando críticas estupendas y luego acabaron participando en bodrios infumables, dejando atrás todo atisbo de talento, ¿o no Nicolas Cage?
Quizás en ello resida el éxito y la inteligencia comúnmente infravalorados de Stallone. Sabe perfectamente el tipo de producto que ofrece y de verdad lo hace muy bien.
Sugiero a la gente que no comparta mi opinión que la vean con otros ojos, que no es una película de los demonios de la guerra ni nada por el estilo. Todo un clásico en la filmografía de Don Silvestre, que lo convirtió en un icono de los ochenta. Recomendable.

Comentarios

Entradas populares