Die Büchse der Pandora (1929)




Director: Georg Wilhelm Pabst

Duración: 133 minutos

País: Alemania

Elenco: Louise Brooks, Fritz Kortner, Francis Lederer, Carl Goetz, Kraft-Raschig, Alice Roberts, Daisy D'Ora, Gustav Diessl, Michael von Newlinsky, Sig Arno, entre otros.

" Lulú es una mujer ambiciosa y sin moral que usa a los hombres a su voluntad. Desinhibida y atractiva, el aprovechamiento de sus encantos conllevará también sus peligros. Una historia que trata sobre el ascenso y la inevitable caída de una mujer joven amoral pero ingenua, cuyo despreocupado erotismo inspira la lujuria y la violencia en aquellos que la rodean."

Cuando convivíamos con los dioses hubo una primera mujer en la tierra, nació a petición de Zeus, movido por la necesidad y dependencia de algo tan horrible como la venganza. Esa fémina fue creada a partir de un poco de barro y todos los dioses le concedieron dones para destacar sobre el resto: era bella, sabia e ingeniosa, pero no perfecta. La curiosidad era su principal atributo, Zeus lo sabía, y así lo quiso dar a conocer por un deseo manifiesto.
Junto con Pandora, nombre que le dieron por su significado que era "todos los dones" venía una caja y una advertencia, nunca, por ningún motivo debía abrir esa caja, era todo lo que necesitaba realmente saber. Sin embargo, Pandora abrió la caja y con ella condenó a la humanidad a vivir. Claro, a vivir como conocemos la existencia. Cerró la caja justo cuando la esperanza estaba también por escapar. A Pandora se recurre cuando la esperanza es nuestro último recurso, en ella nos escudamos para comprender la culpa. En ella pienso cuando tengo la necesidad de abrir alguna caja. Linda historia de la mitología griega
Lulú, la Pandora de esta película es una mujer muy particular. Caprichosa, coqueta, impulsiva, de gran belleza y sonrisa seductora. Siempre se sale con la suya, domina a los hombres según su necesidad, disfruta tanto del amor propio como del ajeno; su mirada desprende lujuria y sus intenciones nunca van más allá de disfrutar el 'ahora', es en pocas palabras un torbellino de pasiones desatadas y de dones entremezclados. Tan cálida como fría, una mujer creada en este mundo terrenal para ser la tentación de todo hombre que se acerque a su hipnótico aspecto. Es la mujer que los hombres desean poseer y que al mismo tiempo temen conseguir.
Los rostros, los planos, la escenografía y la luz (propios del expresionismo), reflejan en esta película el drama puro del cine. El tema central de la misma a algunos incluso puede parecerles intrascendente. En todas las cintas mudas ocurre lo mismo el mismo fenómeno por su peculiar naturaleza, sin embargo en este caso me llamó la atención particularmente el hecho de no poder escuchar la voz de los personajes, lo que le confiere a la obra un grado de extrañeza que se transfiere, por vías ocultas, al goce estético. Es lo que hace del cine mudo un gran instrumento expresivo, no siempre aprovechado, por lo demás.
Como buena película muda, hacen falta muy pocas cortinillas. Las justas y precisas para seguir una acción cuyo eje central se situa en la figura de Lulu y sus costumbres ligeras, su altamente dañina seducción y sus ojos sumisos capaces de llevar a los hombres (y a las mujeres) al suicidio. Esos son sus poderes. Esa es la fuerza capaz de destapar la caja de Pandora y derramar a su alrededor un destino amargamente fatal. Porque es probable que esa sea una de las tantas lecturas intimas que puede tener la cinta, el mal y la fatalidad como compañeros de viaje. Esa puede ser la historia que haya detrás de todo esto, aunque existan algunos que todavía no se hayan enterado.
Por cierto, aquel acto con todo su ajetreo tras bambalinas del espectáculo de variedades, es una maravilla de filmación y edición cinematográfica. Es uno de los puntos que destacaría en una película atrevida que se desligó de todas las demás de la época (tal vez por eso sigamos hablando de ella). 
Habrá quienes mantengan que esta película no dice absolutamente nada. Y a mi me da absolutamente igual, por mucho que lo hagan, seguiré manteniendo que sin ser una obra magistral, es una película interesante, diferente y atrevida. Y no lo digo para evitar que me reconozcan culpable de algún delito, lo hago porque tengo mis principios y a ellos me remito.

Comentarios

Entradas populares