Taare Zameen Par (2007)



Director: Aamir Khan, Amole Gupte (sin acreditar)

Duración: 165 minutos

País: India

Elenco: Darsheel Safary, Aamir Khan, Tanay Chheda, Sachet Engineer, Tisca Chopra, Vipin sharma, Abhishek Bachchan, Megha Bengali, Bugs Bhargava, Alorika Chatterjee, Gurkirtan Chauhan, Sanjay Dadich, Madhav Datt, Aniket Engineer, entre otros.

" Ishaan Awasthi es un niño de 8 años cuyo mundo está plagado de maravillas que nadie más parece apreciar: colores, peces, perros y cometas, que simplemente no son importantes en la vida de los adultos, que parecen más interesados en cosas como las tareas, las calificaciones o la limpieza. E Ishaan parece no poder hacer nada bien en clase. Cuando los problemas que ocasiona superan a sus padres, es internado en un colegio para que lo disciplinen. Las cosas no mejoran en el nuevo colegio, donde Ishaa tiene además que aceptar estar lejos de sus padres. Hasta que un día, el nuevo profesor de arte, Ram Shankar Nikumbh, entra en escena y se interesa por el pequeño Ishaan."

Me ha llenado el corazón esta película. Me ha hecho regresar a mi infancia y recordar muchos momentos en los cuales, como el niño protagonista, mi cabeza estaba principalmente dirigida hacia fantasías, dibujos, juegos e inventiva, lo cual era visto por los adultos como un problema, como una indisciplina, como propio de un niño no apto para estudiar que había que dejar por imposible.
Entonces, cuando un niño (que por ser así no es tonto ni falto de inteligencia, sino simplemente necesitado de un trato distinto) siente como la familia, los maestros y los demás niños te recriminan, te miran raro, sin entender que todos tenemos ritmos distintos, es justo en ese instante que ese niño incomprendido, sufre mucho, se siente excluido, se vuelve ensimismado, se vuelve solitario, antipático, incluso puede hundirse y perecer.
 Toda la película es un mensaje a favor de la integración de aquellos niños con capacidades diferentes y necesidades especiales. También es una cinta que nos demuestra cuán importante es el docente que enseña con distintas metodologías para llegar a obtener resultados en el aprendizaje de sus alumnos.
Es una obra que debería ser mostrado en las escuelas de formación de profesores o a padres de niños con comportamientos "difíciles", como para tomar conciencia de que muchas veces solo alcanzamos a apreciar síntomas en las actitudes de los niños pero nunca logramos analizar las causas de dichas conductas.
El relato nos presenta a Ishaan, un niño de ocho años al que no le gusta la escuela. Sus padres piensan que él es un holgazán y por lo tanto le reprochan, le critican, le exigen que rinda como la mayoría de sus compañeros de grado. Pero lo que no saben es que Ishaan tiene un problema más profundo que le provoca comportarse de manera agresiva. Es un niño que está constantemente "volando" con su imaginación, anhelando liberarse de las ataduras de la educación convencional. Quiere ser libre, manifiesta un interés especial por los peces y por dibujar, sin embargo tiene otro ritmo muy distinto al de los demás.
Tal como el niño se comporta pareciera estar condenado a ser un fracasado en estas sociedades actuales que requieren de gente rápida, eficiente y competitiva en las profesiones. 
De esta manera y ante las presiones de los padres que no logran encontrar la verdadera causa del problema, Ishaan es discriminado, maltratado, burlado, menospreciado, reprendido, castigado, exigido de más, tildado de mediocre, golpeado, alejado de su familia y lo más importante: presionado a ser "normal".
Obviamente todo ello será contraproducente para un pequeño que sólo está suplicando ayuda con sus actitudes, sin embargo no es comprendido ni por su entorno familiar ni por los profesores de su escuela. Así que la cuestión se trata básicamente de no poder hacer las cosas como se las piden y no de un no querer hacerlo por capricho o maldad.
Únicamente una actitud más cordial y comprensiva puede llegar primero a ganarse la confianza del niño, para después centrarse en que adquiera los conceptos establecidos como indispensables para avanzar en el curso. Ishaan necesita que alguien confíe en él, alguien que le brinde la oportunidad de desarrollar sus potenciales ocultos, alguien que pueda llegar a conocer su mundo interno, alguien que comprenda que él es un niño que puede llegar a destacarse a pesar de sus carencias, alguien que reconozca que la educación convencional y formal no es el camino para suscitar que sus talentos innatos progresen, alguien que le conceda la libertad de expresarse y que fomente su imaginación.
Yo destacaría que esta obra contiene un mensaje que lucha contra la visión mecanicista y cosificadora de la sociedad moderna, al mismo tiempo que nos hace reflexionar acerca de los motivos por los que nos hemos olvidado de nuestro niño interior y lo hemos encerrado entre barrotes. Perder la inocencia y convertir a nuestro corazón en una piedra es un grave error que nos oprime, ciega y limita, como podemos ver en la figura del padre de Ishaan.
Aprisionar nuestros sentimientos y envolverlos con una barrera de conocimientos y destrezas 'útiles' es casi una imposición de la era moderna y del sistema educativo actual. No obstante, gracias a Aamir Khan podemos recordar que debemos liberar al niño que llevamos dentro, que nos permitamos sentir, que nos soltemos, que no pensemos y actuemos por intereses, sino por valores y sueños; que vivamos una existencia donde cada persona sea especial, una vida sin comparaciones, llena de comprensión y amistad.
Podría mencionar como debilidades que a muchos puede provocar que se arrepientan de querer verla por su excesiva duración para la historia tan sencilla que es, lo cual es típico en las películas indias por las largas canciones intercaladas en el metraje (aunque en este caso sin las típicas coreografías), pero digamos que ese aspecto es parte de su personalidad. Otra característica de estas películas es su sentimentalismo a ultranza, que si bien en una creación occidental seria impensable fuera de productos de Disney o familiares, en este caso se lo perdone y hasta lo disfruté.
El director, productor y actor Aamir Khan demuestra con esta película que sabe filmar una historia real como la vida misma, tocando con mucha ternura las emociones y las contrariedades por las que cualquier marginado ha de pasar, removernos el alma y la fuente de las lágrimas.
Una desapercibida aguja en un pajar de miles de cintas intrascendentes llenando las carteleras, la cual será encontrada o vista por muy pocos seres humanos. En mi caso he cumplido escribiendo de forma gratis y desinteresada sobre esta gema cinematográfica "Hecha en India".

Comentarios

Entradas populares