The Imitation Game (2014)




Director: Morten Tyldum

Duración: 114 minutos

País: Reino Unido/ Estados Unidos

Elenco: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Matthew Goode, Rory Kinnear, Allen Leech, Matthew Beard, Charles Dance, Mark Strong, James Northcote, Tom Goodman-Hill, Steven Waddington, Ilan Goodman, Jack Tarlton, Alex Lawther, Jack Bannon, entre otros.

" Durante la Segunda Guerra Mundial, el matemático Alan Turing intenta descifrar el código enigma con la ayuda de sus colegas matemáticos. Sin embargo, lejos de ser admirado como un héroe, Turing fue acusado y juzgado por su condición de homosexual."

Pocas personas más interesantes, relevantes e injustamente desconocidas que el británico Alan Turing, matemático de inusitado talento, visionario de la inteligencia artificial y padre de las modernas computadoras que pueblan nuestra destino cotidiano. Héroe silenciado y oculto de la Segunda Guerra, villano según la legislación británica del momento que lo sometió a una aberrante castración química, desfigurándolo por completo y haciéndole físicamente imposible cualquier trabajo intelectual de estrógenos que arruinaron su mente brillante y le incapacitaron para la vida. y todo porque su gran pecado era ser homosexual.
A veces la timidez excesiva (que se acerca a lo patológico) y la torpeza para relacionarse socialmente suele tomarse como orgullo, arrogancia, vanidad o altanería, cuando en verdad se trata de una espesa, compacta y compleja capa de protección que personas demasiado vulnerables y sensibles se construyen, muy a su pesar, para protegerse de los desprecios, groserías y atropellos de sus (supuestos) semejantes. Poner distancia en el trato para sentirse seguro en un mundo de delicados matices y diferencias que los demás no saben, no quieren o no pueden apreciar, ni valorar, ni entender. Poner distancia entre uno mismo y los demás para no quemarse y para no sucumbir al doloroso calvario de creerse diferente y socialmente inadecuado, para no tener que dar datos personales (proporcionar información es brindar potenciales armas letales al enemigo) que exhiban la vulnerabilidad y expongan la extrema fragilidad.
Y, en algún sentido esta es una muy honesta y cuidadosa película sobre la tortura de saberse diferente (y señalado por el dedo acusador) por los motivos equivocados y sobre la imposibilidad de salvarse buscando en la inteligencia y altanería intelectual la tabla de salvación que nos redima de nuestros pecados, que nos limpie o exonere de nuestra mancha original, como si se tuviera que purgar o expiar una profunda culpa que permanece al acecho como una espada de Damocles sobre nuestras inconsolables cabezas heridas. Y nunca hay suficiente esfuerzo ni sacrificio que nos permita alcanzar la meta anhelada: la paz interior, la tranquilidad, la reconciliación con la sociedad, la relación emocional. Por ello, el interminable juego doloroso del disimulo, de la mentira, de ocultar.
Ahora bien, a veces creo que en los Oscar nominan a ciertas películas por su relevancia más que por su calidad cinematográfica. La vida de Alan Turing es ciertamente extraordinaria y merecía, por su importancia histórica y social, que el gran público la conociera. Pero no puedo evitar pensar que han convertido una historia apasionante en una película del montón.
El principal problema que encuentro en la cinta, es una sensación enorme de déjà vu. Si, ya saben, esa sensación que más o menos se explica con el típico esta película ya la había visto (y por cierto, muchas veces). En ningún momento sorprende, a cada oportunidad ya se sabe lo que va a ocurrir en la siguiente escena. Es una película obvia, muy de manual y que ya se ha hecho como lo mencioné anteriormente en demasiadas ocasiones. Es la típica obra que se podría resumir así: bicho raro cae mal a la gente pero es un genio, así que acaban aceptándolo y defendiéndolo de los malos que son muy malditos y lo hacen cuando el les demuestra su enorme talento. Nada nuevo, ni nada que no se haya visto antes.
En ese mismo sentido, podría señalar que peca también de ser de fácil digestión o efectista, como suelen denominar a esa clase de cintas los críticos. Es decir, se extraña al menos un poco más de profundidad científica que arroje luz sobre el funcionamiento de la famosa máquina, que al final parece que se hubiera construido por arte de magia. El actor (Cumberbatch) que interpreta a Turing trabaja a escondidas en el artefacto, y de pronto, aparece con el invento ya acabado. Esto parece que solo consigue que el espectador se distancie del protagonista y de su creación, además de crear un vacío de información bastante desconcertante.
Luego, para que sintamos lástima, nos cuentan cómo le pegaban en la escuela y cómo el destino fue cruel con él en una sola materia, digamos la amorosa. En el fondo, la película es más una historia de amor que el épico relato de cómo ganar una guerra con las matemáticas. Han tomado una historia que daba para mucho más y se han centrado en el romance y en situaciones que hemos visto mil veces. Por supuesto, sin faltar la frase empalagosa de naturaleza motivacional.
Keira Knightley (en particular ella) y los demás personajes secundarios también son muy sosos. No cuentan con profundidad, no hay verdadero carisma y eso afecta en el último tramo de la película, donde busca clara y fallidamente emocionar al espectador. Toda la parte final de la película da la impresión de ser resulta de una forma precipitada, los hechos ocurren muy rápido y no alcanza a darles el tiempo que se merecen por su trascendencia. De ese modo, todo el trasfondo sentimental se revela en unas situaciones tan insípidas como frías y aburridas.
En general, la película es entretenida, está muy bien filmada, tiene algunos diálogos notables y los actores lo hacen bien, pero no me emociona. Tal vez esperaba otra cosa o tal vez no. Hubiese preferido en lugar de otro drama romántico sobre genios, el haber indagado en el desarrollo de la guerra, en las situaciones que encontraron los que descifraban los mensajes y cómo se usaron para ganar. Estoy seguro de que tuvieron que tomar decisiones más duras, mucho más allá de lo poco que se muestra en distintas escenas. Porque, sí se dice y se repite durante la cinta que el invento fue muy importante para ganar la guerra y luego no lo muestras, yo no entiendo nada.

Comentarios

Entradas populares