The Virgin Suicides (1999)




Director: Sofia Coppola

Duración: 97 minutos

País: Estados Unidos

Elenco: James Woods, Kathleen Turner, Kirsten Dunst, Josh Hartnett, Michael Paré, Scott Glenn, Danny DeVito, A.J. Cook, Hanna Hall, Leslie Hayman, Chelse Swain, Anthony DeSimone, Lee Kagan, Robert Schwartzman, Noah Shebib, entre otros.

" A mediados de los 70, en un barrio residencial de una ciudad americana vive en perfecta armonía la familia Lisbon. Todos los chicos suspiran por las cinco bellas hermanas Lisbon. Sin embargo, ese paraíso se desmorona cuando Cecilia, la menor, se suicida a los doce años. Así es como convive la belleza más pura con una macabra historia adolescente. Lo que persigue a uno de aquellos adolescentes que, ya en su madurez, aún no ha podido olvidar los sucesos ocurridos muchos años antes."

Guste o no, el cine de Sofia Coppola tiene una caracteristica innegable que le confiere algo especial, y es que nunca deja indiferente. Sus películas son tan extremas, tan arriesgadas, tan independientes, que no pueden provocar pasividad en el espectador. De tal manera, que sólo pueden generar dos reacciones: o la contemplas extasiado o te preguntas qué demonios es eso que aparece en la pantalla.
Jamás olvidaré el día en que ví por primera vez Lost in translation, posiblemente la mejor cinta de Coppola. La fascinación que me produjo y aún produce es imposible de describir, pero ya habrá tiempo de hablar sobre ella. Esa es harina de otro costal.
La obra que esta vez toca, previa en el tiempo, es la confirmación del talento que ya tenía entonces la directora. Se trata de una buena película, que no alcanza los resultados artísticos de su espectacular sucesora, pero que atrapa de una manera extraña mientras la observas y que consigue que te interese la historia de las hermanas Lisbon.
Es probable que el hecho de que la historia de la cinta pueda parecer una inmensa tontería sea el eje de toda la cuestión. 
Habría que empezar por definir algo importante, el intentar creerse todo el relato tal vez sea el primer gran error del espectador. Sería muy inocente pensar que algo de lo que Coppola cuenta pueda ser tomado como un acontecimiento de nuestra realidad, funciona más como una leyenda, aunque realmente nunca llegue a alcanzar ese carácter.
En otras palabras: tiene sentido que la película parezca no tener sentido porque trata de mostrar lo absurdo, ilogico e irracional de la comunidad. Las actitudes de los personajes son absurdas, y en ese sentido la mayor parte de tan peculiar comportamiento no se aprecia en los adolescentes, sino que los individuos más contradictorios en su forma de actuar son los adultos. Tanto los padres de las cinco hermanas doradas, como los padres de los otros jóvenes tienen actitudes hipócritas y poco comprensibles. Es así, que los adolescentes de ese barrio se ven inmersos en un torbellino de sucesos fantásticos provocados por reacciones engañosas de personas que parecen ser excepcionales o muy excéntricas.
Esta cinta me produce pensar en una especie de analogía sobre un regalo bien envuelto: te encuentras con un paquete cubierto por el mejor papel y te da pena romperlo para ver que hay adentro o cuando ves un pastel tan bien decorado que no quieres comértelo para no tener que cortarlo y arruinar el hermoso diseño. Eso es este proyecto de Sofia Coppola, una creación que bien puede parecer estar completamente vacía en su interior y quizás yo no alcance a saberlo porque no deseo abrir el paquete por miedo a romper su fascinante y enajenante envoltorio.
La película no deja indiferente a nadie y por eso es comprensible la cantidad de detractores que la aborrecen, es una clase de cine diferente, realizado para un grupo reducido de simpatizantes que probablemente nos dejemos engañar conscientemente por la señora Coppola. 
Es un ejercicio de estilo y no un intento de explicar el comportamiento adolescente, me parece que ese es el mayor error que muchos cometen con ella: creer que los jóvenes de esta cinta corresponden a alguna clase de estereotipos de la sociedad.  Coppola utiliza la historia al servicio de su cámara para crear un estilo propio. Ese estilo es el que me emboba, me agrada la forma de dirigir de Coppola (posiblemente con cierta ayuda del padre), su humor negro, su delicadeza y esa pericia para usar algunos trucos en las imágenes. El tono enigmático e incoherente que le aporta a la historia me atrapa. Sin duda es una película difícil de olvidar.
Kirsten Dunst de todo el elenco, es quien más sobresale. Considero que Coppola fue la primera directora en aprovechar la belleza de esta actriz, quien en esta oportunidad desprende un brillo natural que acompaña perfectamente la estética del filme. Aunque la historia hable de cinco hermanitas, claramente todo se centra en Dunst y acierta totalmente al hacerlo.
Como detalle final, habría que destacar la banda sonora, no sólo el Score y los inolvidables temas originales de Air, sino también la brillante selección de canciones de bandas clásicas como Sloan, The Hollies, Heart, Electric Light Orchestra, Bee Gees o la imborrable I'm not in love de 10cc.
Aunque antes de abrochar este escrito, siendo completamente sincero, tengo que expresar algo que no agradará demasiado a más de uno, pero no puedo evitarlo, lo reconozco, no puedo soportar a los adolescentes egocéntricos y soñadores de estos tiempos, sin atisbo de profundidad. Su estupidez, su soberbia, su volubilidad, son superiores a mis fuerzas. En fin, eso no es importante, pero tenía que manifestarlo.
Cine sensitivo, de atmósfera envolvente e idealista, más propicio a aglutinar la suma de pequeños detalles disueltos a lo largo de la narración que a explotar la intensidad de la trama. Una experiencia hipnótica, cercana a lo irreal y más cerca de la pesadilla que del paraíso.

Comentarios

Entradas populares