Four Lions [2010]



Director: Christopher Morris

Duración: 97 minutos

País: Reino Unido/Francia

Elenco: Kayvan Novak, Nigel Lindsay, Riz Ahmed, Adeel Akhtar, Preeya Kalidas, Mohammad Aqil, Craig Parkinson, Karl Seth, Waleed Elgadi, Alex Macqueen, Shameem Ahmad, Arsher Ali, Julia Davis, Wasim Zakir, Jonathan Maitland, entre otros.

" Omar, un musulmán radical de nacionalidad inglesa, ha creado una célula terrorista de la que forman parte su hermano Waj, un muchacho muy simple, Barry, un extremista que odia a los blancos y Fessal, un aprensivo fabricante de bombas. Mientras que Omar y Waj están en Pakistán en un campo de entrenamiento mujaidín, Barry recluta a Hassan, un aspirante a rapero. Cuando Omar regresa a Inglaterra, trae consigo un plan: un ataque suicida con bomba contra un objetivo occidental insólito."

Antes que cualquier otra cosa hay que tener en cuenta que esta cinta podría herir la sensibilidad de quien tome muy en serio sus convicciones islámicas o incluso es probable en el otro extremo si ha sido perjudicado alguna vez por un hombre-bomba suicida.
Hecha esta advertencia, se puede disfrutar de una de las parodias cómicas más inteligentes que quien escribe ha podido ver hasta ahora, desde las obras de los Monty Python, no se veía en una pantalla una comedia absurda tan bien tramada y conducida como la que me ocupa.
Aunque, no habría que equivocarse alabándola tanto, ya que no es una película valiente (al menos cinematográficamente hablando). Y es que una parodia que derriba un tema tabú para reírse de él, es algo que ya hemos visto miles de veces en el cine desde Chaplin hasta Kubrick. Siempre se han terminado derribando las barreras de los temas más sensiblemente delicados y se ha hecho humor con ellos. Tan simple es esa filosofía de que te puedes reír de todo en esta vida, por ello es algo que siempre ha permanecido muy vigente en la historia del cine, eso si, sin necesidad de mal gusto alguno. 
Otra cosa es que por asuntos tristemente fuera de la cuestión cinematográfica si se le pueda tildar de valiente (o más bien de osada), pero me parece algo muy tramposo, y que desde luego no le hace justicia a la película que estamos viendo, y que el hecho de apreciarla con la idea en la mente de ser una propuesta novedosa, si logra perjudicar a la forma de verla.
La película puede parecer escandalosa desde su planteamiento, no cabe duda: un grupo de musulmanes británicos deciden hacer la yihad (guerra santa de los musulmanes) y llevar a cabo un atentado en Inglaterra, sin un objetivo claro. Incluso dos de ellos viajarán a un campamento para que los entrenen, del que tendrán que volver rápidamente por un divertido (y premonitorio) accidente. Y es que la peculiaridad de estos tipos que quieren luchar su propia guerra santa, es que son realmente torpes, y además de eso demuestran no tener demasiada inteligencia, dan lugar por su propia actitud a momentos muy disparatados.
Como ya lo mencionaba al inicio, es fácil que por momentos la cinta llegue a remitir a grandes clásicos de la comedia británica, al fin y al cabo esto es humor negro, y la forma de rozar el absurdo a cada momento son verdaderos sellos de esa escuela. Y aunque la cinta está por momentos repleta de situaciones donde todo se estropea de formas que provocan sonoras carcajadas y cuenta con un puñado de momentos memorables, tampoco es perfecta; en ocasiones adolece de un buen ritmo, algo que incluso llegó a sacarme de la película y la exageración en lo absurdo hasta la máxima potencia no es siempre funcional.
Aquí todos son absurdos: empezando por la policía, pasando por los ingleses y por supuesto todos los islamistas. Sin embargo falta ese contraste necesario en la comedia, ese personaje serio que en lugar de hacer los chistes termine siendo el blanco de todos ellos, la saturación en este punto tampoco ayuda demasiado a la evolución de la cinta.
Aun así, la película se levanta de todos esos factores negativos por si sola, funcionando a la perfección en el siguiente chiste, con algunos diálogos realmente mordaces y también, como no, una buenas dosis de genuinas payasadas. 
Lejos de difamar contra la religión islámica y sus practicantes, la obra muestra de manera sarcástica los elementos propios del radicalismo más absurdo y la problemática que generan la ignorancia, la obstinación y esa ferviente devoción que profesan los 'terroristas de la fe', tan en auge actualmente y tan fascinados por esa ridiculez llamada con gran desfachatez "guerra santa".
Si te gusta el humor ingenioso, paródico y disparatado, no puedes perderte este retrato (hilarante y ácido al mismo tiempo) de una realidad, por desgracia tan cotidiana en nuestras vidas.
Si eres tan idiota como para esta cinta con prejuicios allá tú; además de tener un serio problema no disfrutarás en absoluto con ella.

Comentarios

Entradas populares