Enter the Dragon (1973)


Director: Robert Clouse


Duración: 98 minutos


País: Hong Kong/Estados Unidos


Reparto: Bruce Lee, John Saxon, Jim Kelly, Ahna Capri, Kien Shih, Robert Wall, Angela Mao, Betty Chung, Geoffrey Weeks, Bolo Yeung, Peter Archer, Li Jen Ho, Marlene Clark, Allan Kent, William Keller, entre otros.


" El mayor éxito de Bruce Lee. En el, un experto en artes marciales accede participar en el torneo de un antiguo monje shaolin que al parecer ahora se dedica al crimen. Los americanos imitaron las populares películas chinas de artes marciales, contando con un gran presupuesto y un guión que puede entretener hasta a quienes no son aficionados al género."


Todo el mundo sabe que Bruce Lee es una leyenda. En muchos lugares del mundo se idolatra la figura del que dicen, es el más importante artista marcial del celuloide. Pero hay más, su imagen, estilo y forma de lucha ha marcado tanto a esa disciplina que hasta en el cine o los videjuegos encontramos personajes que son una copia descarada del fallecido Lee.

Esta cinta tiene su fuerza en los grandiosos combates que se desarrollan a lo largo de la historia, totalmente reales, no como en las películas actuales que suelen estar retocadas con computadora y por momentos se ven absurdas al estar contemplando algo falso, por el simple hecho de ser algo imposible de realizar.

Por otra parte, cabe mencionar que esta fue la obra que convirtió en un mito a Bruce Lee, ya que se estrenaría en Hong Kong solo una semana después de su fallecimiento. Fue por ello que se volvería en un estandarte que viajaría alrededor de todo el mundo, impactando a todas las personas que observaron a Lee en la pantalla, transformándolo no solo en un actor de artes marciales, sino un ideal respecto a un estilo de vida sobre el que muchos se sentirían con ganas de imitar.

De hecho, no solo se trata del nacimiento de Bruce Lee en el mito que conocemos actualmente, sino de la conmoción que provocaría que otros proyectos salieran a la luz, naciendo así el furor por las cintas de Kung Fu, las basadas en la cultura china y las que trataban sobre las academias de artes marciales que alcanzarían su punto máximo a mediados de los años 80.

En cuanto a Lee, debo admitir que no fue un mal actor, en realidad creo que hasta poseía un carisma que lo hacía un hombre muy especial. Cierto es que sus patadas voladoras tan bien dadas, suponen su mejor virtud, pero él fue más allá de esa imagen y se convirtió en leyenda por culpa de su muerte y por películas como la que en este caso me compete.

Y por ello es justo decir que es una obra simpática, sin tener un guión excelente ni grandes interpretaciones, pero constituye todo un mito en su género y se puede ver con respetuoso cariño porque en esta clase de ejercicio sabes que invariablemente vas a tener la oportunidad de contemplar muchos golpes, patadas y codazos.

Comentarios

Entradas populares