Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2 (2011)



Director: David Yates

Duración: 130 minutos

País: Estados Unidos/Reino Unido

Reparto: Ralph Fiennes, Michael Gambon, Alan Rickman, Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson, Evanna Lynch, Domhnall Gleeson, Clémence Poésy, Warwick Davis, John Hurt, Helena Bonham Carter, Graham Duff, Anthony Allgood, Rusty Goffe, entre otros.

" El Final ha llegado. Harry, Hermione y Ron tendrán que recuperar la espada de Gryffindor para encontrar y destruir los últimos horrocruxes. Mientras tanto, Lord Voldemort está a punto de apoderarse por completo de Hogwarts y de conseguir su objetivo: matar a Harry Potter. La única esperanza de Harry es encontrar los horrocruxes antes de que Voldemort lo encuentre a él. Buscando pistas, descubre una antigua y olvidada historia: la leyenda de las reliquias de la muerte, que podría dar al malvado Lord el poder definitivo. Pero el futuro de Harry está escrito desde que nació e incluye una misión para la que se ha estado preparando desde que llegó a Hogwarts: la batalla final contra Voldemort."

Leer no es solamente reconocer palabras y frases. Detrás de ese reconocimiento tiene que existir la comprensión que provoque la reflexión. Vivimos en las palabras. Somos palabras. Con la palabra ordenamos nuestros pensamientos; con la palabra intentamos transmitirlos; en la palabra de los otros nos reflejamos. La palabra es el aire de nuestra vida. Esa es la clave del valor de la lectura que en gran medida muchos jóvenes aprendieron gracias a Harry Potter.
Todos ellos le deben mucho al mundo mágico de Rowling, con él se descubrió el placer de la lectura, además de acompañarlos a lo largo de su vida, primero a través de los libros y después con las 8 películas producidas a lo largo de 10 años. 
Y por eso son ellos quienes pueden señalar que el acercamiento cinematográfico no siempre fue el acertado, diversos realizadores con estilos muy marcados no siempre pudieron dar en el clavo, y aunque algunos lograban captar el aroma mágico que para ellos desprendían los libros, ninguno los satisfacía por completo, la imaginación siempre va un paso más allá, inevitablemente aprendieron en esta oportunidad que jamás una obra cinematográfica podrá llenar como lo hace un buen libro. Lo hace de manera distinta.
Es en este punto que me gustaría referirme a la existencia de una especie de barrera universal y suprema que se encuentra rigiendo e influenciando la percepción de cada película. Esta barrera se asocia a las inexplicables y persistentes creencias de determinados sectores del público. Por mucho tiempo se ha ido generando la idea de que cada producto "comercial" y que tuvo gran afinidad con el gran público, implica evidentemente la mala calidad y las mentiras de un grupo poderoso y malvado, cuyo único fin es la recaudación de grandes cantidades de dinero. Todo esto se vuelve grotesco al momento de descubrir que se sostiene casi con fanatismo, en un grupo reinante que pretende ser determinante en la selección de la calidad de las obras, en cada película que se va estrenando a lo largo del mundo. 
Y consiste básicamente en oponerse de una forma vulgar (como sacerdote al aborto) a cada obra popular, a cada película, o cualquier mecanismo de la expresión humana que goce de la aprobación o la devoción de las grandes masas. A su vez que las grandes masas no están exentas de verse envueltas en la ceguera y en muchas ocasiones del mal gusto y la deformación del cine.
Decir que muchos estrenos actuales son infames bodrios, no lo voy a refutar, pero seguir manteniendo después de eso la apática y fanática postura de que todo lo popular es malo, hay en ello un gran abismo, es vivir en una postura bastante fundamentalista y además ofensiva, dudando de una forma extrema de la inteligencia de las personas y de su capacidad de elección, además de una escondida prohibición a la diversidad de gustos.
Ahora bien, es momento de hacer una declaración que no sólo es pertinente sino necesaria: no he sido nunca fanático de Harry Potter. Apenas he visto un par de películas de la saga. No he leído los libros, pero es cierto que sentía curiosidad por ver esta última parte y la verdad es que no estoy encantado, ni tampoco decepcionado. Sino todo lo contrario.
Para empezar es de todo menos una película para niños. Encantos, hechizos, batallas, emoción y hasta romance. Parece más una cinta de acción con sus diferentes armas, varitas y artilugios que la película de adolescentes pesados y aburridos que era la sensación que hasta ese momento nos transmitía la saga a quienes no la seguíamos.
Pero, a mi entender, en este cierre ya había madurado como el buen vino, alcanzando su plenitud en esta última entrega y dejando en el paladar cinematográfico la particular sensación de haber observado un buen producto, claramente sobrevalorado hasta este producto final.
Atrás quedaron algunas películas y una cantidad excepcional de millones de recaudación, una mina de oro. E insisto, no es una critica, sino la simple realidad.
Yo no sé si valió la pena en su momento esperar para ver este final. Cada quien tendrá su propia respuesta. Yo creo que solamente el hecho de haber crecido con ellos será, para muchos veinteañeros inolvidable. A mi personalmente me tocó en una edad más avanzada el desarrollo de la saga, pero reconozco su éxito.
Sería un necio si negará que en ciertos pasajes esta saga generó altas expectativas y deslumbró a muchos con sus alternativas repletas de magia. También seria un necio si no aceptara que es meritorio el trabajo de coordinación de ir madurando la serie al mismo tiempo que se producia el crecimiento natural de los actores protagonistas. 
Pero claro, también reconozco que la saga del mago más famoso de estos últimos tiempos ya se acabó y no me dejó grandes e impactantes momentos, ni tampoco creo que el mundo del cine se haya beneficiado con algo muy relevante. La saga de Potter terminó y el mundo de Hollywood sigue igual, asi que tampoco voy a inflar algo tanto con inexistentes virtudes, porque siendo honestos hay que reconocer que esta serie nos entretuvo, pero no nos deslumbró.
Harry Potter ha muerto. Creo que llegué tarde, como siempre.

Comentarios

Entradas populares