Good Will Hunting (1997)


Dirección: Gus Van Sant

Duración: 126 minutos

País: Estados Unidos

Reparto: Matt Damon, Robin Williams, Ben Affleck, Stellan Skarsgard, Minnie Driver, Casey Affleck, Cole Hauser, John Mighton, Rachel Majorowski, Colleen McCauley, Matt Mercier, Ralph St. George, Rob Lynds, Dan Washington, Alison Folland, entre otros.

" Will Hunting es un joven rebelde con una inteligencia asombrosa, especialmente para las matemáticas. El descubrimiento de su talento por parte de los profesores le planteará un dilema: seguir con su vida de siempre o aprovechar sus grandes cualidades intelectuales en alguna universidad. Sólo los consejos de un psicólogo solitario y bohemio le ayudarán a decidirse."

Hay un aspecto de esta película que no entiendo y que muy probablemente no entienda jamás. No comprendo lo que tuvo que pasar para que Matt Damon y Ben Affleck, dos de los actores que más odio en este mundo escribieran un buen guión. Cualquier cosa escrita por ese par que estuviera por encima de una porquería me hubiera parecido una mentira si alguien me la hubiera contado.
La historia no resulta ni original, ni complicada, ni reciente. Es una historia desarrollada mil veces antes y que transita por caminos bastante trillados. Pero afortunadamente la cinta tiene muchas otras virtudes. No cuenta con efectos especiales impresionantes, no se trata sobre ninguna guerra, no hay acción ni violencia innecesarios, no hay sexo o sangre que brotan como fuente, ni es una comedia de chistes escatológicos y sin embargo se trata de una de las mejores películas de la historia del cine.
La obra narra la historia de un joven que posee un don, su inteligencia superior a la mayoría lo convierte en un superdotado que parece desperdiciar su existencia en la calle, en su barrio, donde se la pasa bebiendo y peleando con otros jovenes igual de desorientados que el.
En ese sentido Will Hunting y el resto de los personajes son todos magníficos, muy humanos y están perfectamente delineados. Es ahi donde destacaría a un inmenso Robin Williams que interpreta su papel a la perfección y consigue conmover, especialmente en una escena en la que junto a su nuevo paciente, sentados los dos en la banca del parque se envuelven en un diálogo brillante sobre la verdadera sabiduría y no el simple conocimiento acumulado. Porque las conversaciones que suelen entablar en diversos fragmentos de la película le brindan un sentido y una solidez a todo el proyecto en conjunto porque son verdaderamente asombrosos y profundos.
Otro aspecto a destacar es su ritmo, ya que en ningún momento decae o se vuelve insoportable a pesar de tocar temas tan importantes para los humanos como lo es la falta de amor. Por ello lo primordial en esta vida es sentirla, vivirla y que precisamente que las únicas oportunidades que no pueden perderse son aquellas guiadas por nuestros sentimientos, por nuestros deseos, porque es ahi donde radica el verdadero éxito, incluido el de los auténticos genios.
Para no olvidar jamás ese aire irreverente contra las sociedades conservadoras en las que vivimos y que están completamente obsesionadas por apreciar los "éxitos" y "fracasos" de la gente. Demasiado parecido con la realidad no siempre es mera coincidencia.

Comentarios

Entradas populares