The Secret Life of Walter Mitty (1947)


Director: Norman Z. McLeod
Duración: 110 minutos
País: Estados Unidos
Reparto: Danny Kaye, Virginia Mayo, Boris Karloff, Fay Bainter, Ann Rutherford, Thurston Hall, Gordon Jones, Florence Bates, Konstantin Shayne, Reginald Denny, Henry Corden, Doris Lloyd, Fritz Feld, Frank Reicher, Milton Parsons, entre otros.
" Un pobre empleado de una editora que vive con su dominante y posesiva madre, consigue evadirse de la opresiva atmósfera familiar imaginando que es un héroe que vive grandes aventuras. Un día, sus sueños se convierten en realidad al conocer a una misteriosa mujer a la que persigue una banda de ladrones de joyas."
Antes de que aparecieran en escena los Mike Meyers, los Adam Sandler, los Eddie Murphy y hasta los Jim Carrey, existió un cómico muy interesante y creativo llamado Danny Kaye.
En esta cinta Kaye brinda una estupenda e incluso podría nombrarle histérica actuación como el altamente imaginativo Walter Mitty, quien escapa todo el tiempo de su propia realidad y se sueña a sí mismo como una persona completamente nueva en cada uno de sus ensueños.
No importa lo inverosímil de la situación o del personaje. Y de ese modo es que lo podemos apreciar al interior de sus fantasías como un diseñador parisino de sombreros, un jugador profesional de cartas, un héroe de guerra y hasta como un notable cirujano.
En mi caso, jamás habia tenido la oportunidad de poder observar una cinta suya y me parece que es un comediante que en la actualidad está injustamente olvidado. Por ello, si esta película es una clara muestra de su talento, merece que sea descubierto por mucha gente más. Realmente desarrolla su papel de una forma destacada, ya que a pesar de que muchos de los diálogos se despliegan en varios momentos del metraje de un modo vertiginoso y en el mismo instante extendía toda su comedia que en general era física, en ningún momento pierde ni el ritmo ni la concentración en ambos aspectos. Eso si, admito que muchas de sus ocurrencias no me parecieron particularmente graciosas, pero nunca me aburrí.
En cuanto a Virgina Mayo era innegable su belleza física, una mujer verdaderamente hermosa, sin embargo limitada en cuanto a sus habilidades para actuar. Aún así, su desempeño como la fémina que representa la divinidad convertida en ser humano dentro de las visiones de Mitty es adecuado.
Un dato curioso es que en el filme aparece Boris Karloff, el actor británico famoso por sus papeles en películas de terror, en especial el monstruo de Frankenstein. Aquí se desenvuelve como un psiquiatra que forma parte del grupo de los villanos, no obstante su imagen de tipo malo pareciera mitigarse y esto vaya que llama la atención.
Un proyecto con un ritmo acelerado, divertida por muchos momentos y muy hermosa por la diversidad de sus colores, todo ellos muy vivos. En mi cabeza quedará toda esa gama de tonos y seguirá sonando el poketa, poketa cada que observe a una máquina funcionar.
El autor de la historia corta en la que está basada, odio a la película. Muy mal, estaba muy equivocado.

Comentarios

Entradas populares