Cabaret (1972)




Director: Bob Fosse


Duración: 124 minutos


País: Estados Unidos


Elenco: Liza Minnelli, Michael York, Helmut Griem, Joel Grey, Fritz Wepper, Marisa Berenson, Elisabeth Neumann-Viertel, Helen Vita, Sigrid von Richthofen, Gerd Vespermann, Ralf Wolter, Georg Hartmann, Ricky Renée, Estrongo Nachama, Kathryn Doby, entre otros.


" Berlin, años 30. El partido nazi domina una ciudad donde el amor, el baile y la música se mezclan en la vida nocturna del Kit Kat Club. Un refugio mágico donde la joven Sally Bowles y un divertido maestro de ceremonias hacen olvidar las tristezas de la vida."


Se han realizado pocas películas redondas (usando ese adjetivo para referirse a lo que se aproxima a la perfección)y más si hablamos de musicales, un género demasiado especial. Esta obra es una de ellas: redonda y especial.

Es raro que haya tardado tanto tiempo en ver esta película, pese a su prestigio y a los 8 Oscares que ganó en su momento, lo cual no suele ser garantía de calidad y en ocasiones puede generar el pensamiento que se trata de una cinta del montón y convencional. Ahora que por fin he tenido oportunidad de observarla, descubrí una joya cinematográfica enormemente entretenida y maravillosa, que va mucho más allá del concepto del musical, para contarnos una historia en el ocaso del ascenso del nazismo en Alemania.

El ejercicio de Bob Fosse contiene todos los elementos para seducir a cualquier espectador. Cuenta con una de las mejores bandas sonoras que se hayan escuchado jamás en una sala de cine, detenta unas interpretaciones tan exquisitas como una copa de vino, goza de una fotografía hermosa, el triángulo amoroso que es parte fundamental de la historia es fascinante, disfruta de una dirección excepcional y por lo tanto está construida con base en uno de los mejores montajes realizados. En fin, ¿quién puede dar más? Ni Chicago llega a este nivel.
Pero vayamos por partes. La película no habla, no explica, por tanto, su forma de comunicarse es a través de la puesta en escena. En ese sentido, es interesante reivindicar a Bob Fosse no sólo como coreógrafo, sino también por su particular mezcla de narrativa visual de fuentes tan diversas como eso que nombramos ahora "cine clásico". Existe una abundancia de primeros planos enalteciendo las interpretaciones, a partir de un conocimiento exacto del espacio y de la ubicación de los personajes.

La actuación de Liza Minelli es la más brillante de su carrera. Nunca estuvo tan radiante como en este trabajo, donde compone un personaje lleno de ternura, bajo la capa de libertinaje y despreocupacuón que muestra en la superficie. La de Joel Grey también, tanto que le ganó la estatuilla a Al Pacino como hijo de Don Vito Corleone y eso provocó una desmesurada polémica. Para mí, el personaje de maestro de ceremonias, ese bufón tan particular, gana y por mucho. Grey encarna a un personaje que destila un aura de irrealidad como pocas veces se ha expuesto en una obra. Es una especie de fantasma de los deseos humanos. Alguien libre y absurdo que se cuela durante unos instantes en las existencias de los ciudadanos de Berlin antes de que apareciera el nazismo y lo hace aportando un humor sarcástico por medio de sus números musicales.

Cabaret posee para mí una de las secuencias más impactantes de la Historia del Cine. En sólo tres minutos, un genial Bob Fosse nos muestra mediante una de las canciones más bellas de la historia, lo que todavía no ha conseguido nadie: explicar por qué el pueblo alemán se decantó en las urnas por un tipo bajito llamado Adolf.

La escena, censurada en Alemania durante la década de los 70, es para el que escribe, irrepetible en su ejecución, por su belleza, por la canción, por el horror subyacente, por todo.

Algún tarado suele decir que no ocurre nada en la película, que se durmió viéndola. Hay de todo en este mundo. Conozco a gente que ha llegado a dormirse viendo The Sting. También hay quien siempre se provoca el vómito después de comer y hay quien incluso se come sus propias heces.

Recordemos siempre que la vida es un cabaret. Tan disparatada e hiriente como la historia de amor entre Sally y Brian, o entre casi cualquiera de los personajes que llegan a conocerse en ese local de mala muerte. También quisiera recorda la que para mí es la mejor frase del filme: Los nazis son unos bestias, pero son útiles. Que se libren de los comunistas, luego ya los controlaremos.

Antológica. ¿Alguna duda?

Comentarios

Entradas populares