High Fidelity (2000)

Director: Stephen Frears
Duración: 113 minutos
País: Reino Unido/Estados Unidos
Reparto: John Cusack, Iben Hjejle, Todd Louiso, Jack Black, Lisa Bonet, Catherine Zeta-Jones, Joan Cusack, Tim Robbins, Chris Rehmann, Ben Carr, Lili Taylor, Joelle Carter, Natasha Gregson Wagner, Shannon Stillo, Drake Bell, entre otros.
" Rob Gordon es el propietario de una tienda de discos en Chicago a punto de quebrar y en la que sólo se venden discos de vinilo. Rob comparte su afición por el material clásico con sus dos empleados, Dick y Barry. En la tienda, los tres reflexionan sobre sus relaciones con la música que aman. Pero Rob tiene otro problema, quiere volver con su ex-novia Laura, que está saliendo con otro tipo."
Una película cuya fama merece ser rescatada. Y es que en la actualidad, hay géneros que se encuentran al alza y otros que se hallan de capa caída, uno de ellos es la comedia. Así que es de agradecer que se nos presente un producto como este, donde la calidad, la frescura y la originalidad van tomadas de la mano.
A su modo peculiar (pero voluntario), caprichoso, raro y hasta obsesivo esta película es una comedia sobre gente de verdad viviendo sus propias realidades mostradas de una manera muy genuina.
En un primer plano la película parecería fácil de realizar, sin embargo no debe haber sido de tal manera ya que las cintas con ese nivel de humor tan cáustico y tan agradable al mismo tiempo, son complicadas de digerir para el gran público. Es más, a veces ni llegan a concretarse. Por lo general un argumento desangelado se cruza en el camino, o los directores tienen miedo de poner a sus personajes protagonistas como todos unos "sabios".
Ayer, después de mirar esta cinta, tuve la sensación de que al caminar por la calle podía toparme con sujetos muy parecidos a los personajes que ví en la pantalla, y eso si que es un gran logro.
John Cusack interpreta a Rob, quien es propietario de una tienda de discos usados en Chicago y acaba de romper con Laura, su última novia. El se hunde en el pesimismo. Mientras está en ese completo desánimo, se le ocurre inventar una lista de los cinco peores rompimientos que ha tenido en su vida y se enorgullece de que Laura no aparezca en ella. Lo más curioso es que unas escenas después, el está parado sobre un puente, encima del Río Chicago y empieza a conformar un nuevo top de cinco motivos por los que la extraña.
Los elementos clave en el diseño del apartamento de Rob son los estantes en donde coloca todo sus álbumes de vinilo, ordenados no de modo alfabético, sino cronológico. En su tienda cuenta con dos tipos que trabajan para él. Cada uno fue contratado para laborar tres días a la semana, pero ambos vienen alrededor de seis. Tal vez porque ninguno de ellos tiene otro lugar al cual ir.
Estos tipos son el tímido y desconfiado Dick y Barry el lengua floja. Ambos son expertos en todo, unos grandes genios que fueron alimentados con pepitas de información sobre toda la cultura popular.
Rob es el narrador de la película, nos va guiando a través de su mundo, hablando directamente a la cámara. Y es por medio de monólogos constantes como nos va contando la situación tan grave por la que está atravesando, la cual consiste en que él parece incapaz de unirse de modo permanente con una chica, ya que su atención parece estar siempre en otra parte. ¿Pero sobre qué? El no está obsesionado con su negocio, tampoco lo está con la música como si ocurre con sus amigos Dick y Barry y no está loco por hallar a su próxima novia. Por lo general anda deprimido por la última con la que estuvo. Más bien pareciera estar atrapado en el papel de amante rechazado y nunca le agrada una chica lo suficiente cuando están juntos, sino únicamente después de que ella se ha marchado.
Al final de cuentas esta es una obra sobre (y también para) los empleados obsesivos de las tiendas de discos, igualmente de los dependientes de las tiendas donde se rentan películas que ya las han visto todas y además de los asalariados de las librerías que ya han leído todos los libros. También de los cantineros, meseras, trabajadores de tiendas de productos naturistas, esclavos de la cocina, gente que sabe todo sobre las hierbas, escritores de blogs, vendedores de tiendas de ropa, poetas, novelistas, músicos y artistas en general. Probablemente ellos no pueden verse a sí mismos reflejados en esta creación artística, pero seguramente reconocerán a otra gente que con la que se cruzan habitualmente. Porque en este mundo nunca falta el perito en cualquier tema que pongas en la mesa, total que volverse un tipo sapiente en cualquier ámbito de la vida humana sólo te lleva un par de horas o la lectura de un par de revistas.
Una película que se sale de lo común, una comedia romántica que es original, alegre y bastante conmovedora. Todo en una. Uno de esos ejercicios del cine que no aparecen muy a menudo y una de las que por nada en el mundo deben perderse.

Comentarios

Entradas populares