A History of Violence (2005)





Director: David Cronenberg



Duración: 96 minutos



País: Estados Unidos/Alemania



Reparto: Viggo Mortensen, Maria Bello, Ed Harris, William Hurt, Ashton Holmes, Peter MacNeill, Stephen McHattie, Greg Bryk, Kyle Schmid, Sumela Kay, Gerry Quigley, Deborah Drakeford, Heidi Hayes, Aidan Devine, Bill MacDonald, entre otros.


" Tom Stall vive tranquilamente con su mujer y sus dos hijos en un pequeño pueblo de Indiana, donde casi nunca pasa nada. Pero un día, tras evitar un robo en su restaurante, no sólo es considerado un héroe por todos, sino que además atrae la atención de los medios de comunicación. Así las cosas, recibe la extraña visita de alguien que asegura conocerle de su pasado."



Es difícil a estas alturas definir esta cinta cuando parece ya que todo el mundo se ha olvidado de ella. Y eso no es justo, pese a que la película apareció hace 6 años seguramente debe ser de las mejores obras del séptimo arte de la última década y de las más infravaloradas. Aunque la nominaron a algun premio, pasó desapercibida en la taquilla y a día de hoy el nombre del filme seguro que no dice nada a la inmensa mayoría de la gente. Sin embargo, la película merece toda mi atención y el privilegio de verla más de una vez.

En este proyecto, David Cronenberg nos presenta un filme brillante, dirigido con mano maestra y aunque parezca alejarse de sus anteriores películas, esto es solamente en apariencia. En este caso el renombrado director canadiense aborda, desde una nueva óptica, temas muy habituales en su filmografía: la dualidad, definición de la propia identidad y también de la enfermedad (en esta oportunidad la violencia), entendida en este caso como mal social que destruye el alma.

La obra explora con pulcritud y seriedad el fenómeno universal de la violencia, sus causas, relaciones, categorías y manifestaciones. Desarrolla un relato complejo, rico en contenidos y exento de juicios previos. Trata el tema de modo objetivo, evitando excesos que compliquen la narración. Distingue varios tipos de violencia, que define con precisión. Asigna a cada tipología uno o varios personajes. Establece que toda persona puede verse abocada a una situación de violencia, aunque la aborrezca. Y es que toda persona tiende a desarrollar frente al entorno reacciones tan violentas como las que cree que necesita para asegurar su integridad. Ante el fenómeno de la violencia los personajes ven desdoblada y desintegrada su personalidad: actúan contra sus principios. Lo mismo ocurre o puede ocurrir al espectador y a quienes le acompañan. En respuesta a la violencia no caben actitudes simplistas y apasionadas.

Por ello no es fácil definir una película como esta. Cronenberg da una gran lección al reunir tantos y tan diferentes conceptos como abarca el ejercicio en una sola unidad y como se ven afectados todos ellos por nuestros actos más violentos y más puramente instintivos.

La violencia adquiere así un carácter fundamental como si fuese parte de nuestra vida aunque así no lo queramos y Cronenberg lo plasma de manera magistral en su cinta. De hecho, la violencia en ninguna escena es gratuita y no hay más de la que debería y que sirva para impactar y para que conservemos algunas escenas realmente memorables en nuestro recuerdo.

Cabe destacar también la buena combinación de drama, thriller y acción, así como un toque erótico, todos con el sello más característico de su director.

En lo referente a las interpretaciones, Viggo Mortensen hace una interesante actuación de su complejo personaje, un hombre que quiere olvidar y dejar atrás su oscuro pasado y ser feliz con su familia.

En resumen, un complejo y completo filme que constituye un buen drama con toques de estudio social que sin llegar a ser muy profundo, explora el lado más salvaje e incontrolable del ser humano con sus instintos que se manifiestan a través de la violencia y espero que Cronenberg se decida algún día a realizar una tercera película con su amigo Viggo, porque hasta ahora han sido un tándem extraordinario.

Comentarios

Entradas populares