Being John Malkovich (1999)




Director: Spike Jonze


Duración: 112 minutos


País: Estados Unidos


Reparto: John Cusack, Cameron Diaz, Ned Bellamy, Eric Weinstein, Madison Lanc, Octavia Spencer, Mary Kay Place, Orson Bean, Catherine Keener, K. K. Dodds, Reginald C. Hayes, Byrne Piven, Judith Wetzell, John Malkovich, Kevin Carroll, entre otros.


" La vida de Craig Schwartz está llegando al final de un ciclo. Craig es un marionetista callejero con un gran talento, pero él tiene la impresión de que su vida carece de sentido. Está casado con Lotte, que trabaja en una tienda de animales y está obsesionada con su trabajo. Es así que se propone buscar algo que hace y consigue trabajo en un edificio, arreglando el archivo, ahi encuentra una pequeña puerta que le permite el acceso a un pasillo secreto que lo aspira y le permite acceder a la mente de John Malkovich."


Hete aquí una obra singular, original y atípica dentro del cine americano. Ópera prima de Spike Jonze, de la fusión del talento de éste con el del guionista Charlie Kaufman, surge una película enormemente atractiva e interesante.

No todos los días suelo usar en las revisiones que hago de las películas, las siguientes palabras: única, creativa, inventiva, imaginativa, original, fresca, hipnotizante e incomparable.

Dadas las circunstancias de esta cinta, una obra muy emocionante bajo la premisa de una idea muy curiosa (que para muchos es incomprensible), me encuentro usando cada una de estos adjetivos y algunos más que parecerían muy exagerados, pero se los tiene bien merecidos.

La cinta en un inicio nos narra los detalles de la relación entre Craig y Lotte Schwartz. Ambos viven en un pequeño departamento, llevando una existencia que tiene poco de emocionante. Ahí mismo, en el interior de su vivienda cuentan con un zoológico tamaño miniatura y una fábrica de marionetas. Lotte es una ama de casa típica y poco atractiva, mientras que Craig se ocupa de la inusual profesión de ser un profesional de las marionetas. Desesperado por hallar un empleo, visita una empresa en donde va a ser entrevistado para obtener un puesto como archivador. Es ahí cuando descubre que por alguna razón el piso en donde está la empresa tiene los techos muy bajos, forzando a todos los empleados a andar agachados para poder caminar alrededor de todo el lugar. Es ahí donde descubre una puerta que conduce al cerebro de John Malkovich, pudiendo ser durante cierto tiempo el famoso actor.

Otro de los listones muy altos en este caso son las interpretaciones. Aunque la película les ofrezca roles extraños a todos los actores que forman el reparto, todos realizan un trabajo maravilloso. Cameron Díaz esta impecable como la esposa sin mucho intelecto tanto sexual como mentalmente. John Cusack está por encima del nivel que suele mostrar en sus actuaciones, dándole vida al titiritero que tiene mucha suerte; mezclando de modo perfecto el humor y nos enseña cualidades de un carácter que jamas me hubiera imaginado que poseía. La mención especial es para John Malkovich, quien esta bastante bien en esta oportunidad y es que tiene un papel mucho más dificil de lo que pareciera. Nada mas basta ver esas escenas tan complicadas en las que Craig lo controla mientras se encuentra dentro de su mente, lo que requiere una gran capacidad para actuar. Esta película tiene un extraño modo de relatar y de crear patéticos personajes que resultan brillantes con el correr de la misma.

Sin embargo, más allá de cualquier interpretación, yo me quedo con dos posibles interpretaciones de una metáfora con la que juega de principio a fin: todos aspiramos a un ideal, queremos ser como alguien, dejar nuestros trabajos que no están a la altura o la segunda lectura que va más hacia lo que es el cine mismo, en el que por unas horas, somos otras personas y vemos el mundo a través de sus ojos, somos otra persona encarnada en un actor apuesto o en una chica rubia llena de curvas. Cuando ese viaje se termina el golpe es demasiado fuerte, te estampas literalmente en la orilla de una carretera. Sin embargo, siempre quieres más. Porque el poder de esa transformación, esa evasión de nosotros mismos, es algo demasiado fuerte e incontrolable. El hecho de sentirse alguien importante, por lo menos por un rato.

Bueno, tiene mucho fondo y parodia al cine mismo, a la interpretacion, a nuestras vidas anhelantes de ser otras, pero sobre todo, el mérito de este proyecto es la capacidad de entretener mientras nos cuentan todo esto.

Prodigiosa pelicula, con dirección, guión y actuaciones fenomenales.

Comentarios

Entradas populares