Beauty and the Beast (1991)

Directores: Gary Trousdale/Kirk Wise
Duración: 84 minutos
País: Estados Unidos
Reparto (voces): Paige O'Hara, Robby Benson, Richard White, Jerry Orbach, David Ogden Stiers, Angela Lansbury, Bradley Pierce, Rex Everhart, Jesse Corti, Hal Smith, Jo Anne Worley, Mary Kay Bergman, Brian Cummings, Alvin Epstein, Tony Jay, entre otros.
" Una hermosa joven llamada Belle acepta alojarse en un castillo con una bestia a cambio de la libertad de su padre. La bestia es en realidad un príncipe encantado. Para romper el hechizo, deberá ganarse el amor de una preciosa dama antes de que caiga el último pétalo de una rosa encantada."
Magia. Esa es la palabra que resume lo que desprendió esta película en las salas de cine en el ya lejano 1991. Y eso que era un momento difícil para Disney, que aunque había disfrutado con el éxito de The Little Mermaid, también había fracasado con otras cintas que habían situado a la compañía de Mickey en una situación más que preocupante.
Pero desde los instantes iniciales queda claro que esta obra tiene algo especial. Con las primeras notas de la espectacular banda sonora se intuye que se esta claramente ante un cuento de hadas, sin embargo hay algo en esa música que la brinda un toque tenebroso, oscuro. Este ejercicio cinematográfico es la adaptación por excelencia de este cuento infantil clásico, desde entonces no se ha hecho mejor y es prácticamente imposible que se supere. Por lo menos en lo que a películas animadas se refiere. Es una obra muy completa, tiene de todo.
Y si, como dice la canción, se tiembla de emoción. Por supuesto el nivel de animación en dos dimensiones es excelente y alcanza alturas muy altas en la escena del baile que es asombrosa e inolvidable, además de que la puesta en escena animada logra transmitir todo: desde lo tétrico del castillo encantado, pasando por lo rústico y cálido de la taberna, hasta llegar incluso a todos los rasgos muy detallados de los personajes.
El guión es entretenido en todo momento, los personajes están bien construidos. Y cuando escribo "todos", me refiero a cada uno de ellos, desde el ególatra Gastón hasta los divertidos sirvientes encantados de la mansión que ya los quisieran muchas películas con actores de carne y hueso.
La historia nos regala momentos misteriosos, sorprendentes, agradables, tenebrosos (más de lo habitual en este tipo de cintas, cosa que se agradece), dramáticos con mucha pena y dolor y sobre todo, momentos divertidos de carcajada con diálogos realmente ingeniosos. Todo esto lleva implícito el mensaje para los niños de que "la belleza está en el interior", lo cual trata de mostrar de una manera obvia y muy comprensible, ya que uno no se debe fiar de las apariencias y debe de esperar a conocer a la gente de verdad y ese mensaje logra calar perfectamente. Ah, también está por supuesto la romántica historia de amor. Tampoco hay que olvidar de que más que un filme de animación, este es un musical plagado de números imborrables con una banda sonora alucinante.
En fin, un clásico de la animación. Cautivador solo al nivel de muy pocas películas de Disney como The Lion King. Entretenido en todo momento, cargado de humor, emotividad, intriga y dolor. Lo peor de todo el metraje es que es demasiado curso al principio. Pero no se puede negar que es una gran película.

Comentarios

Anónimo dijo…
es una de mis favoritas, de echo a mi nena de 5 años le facina,cada noche antes de dormir, la pongo para verla, sueña con un vestido igual. y q su papy es la vestia:)
yary;)

Entradas populares