The Lost Boys (1987)




Director: Joel Schumacher
Duración: 97 minutos
País: Estados Unidos
Reparto: Jason Patric, Corey Haim, Dianne Wiest, Barnard Hughes, Edward Herrmann, Kiefer Sutherland, Jami Gertz, Corey Feldman, Jamison Newlander, Brooke McCarter, Billy Wirth, Alex Winter, Chance Michael Corbitt, Alexander Bacon Chapman, Nori Morgan, entre otros.
" Sam y su hermano mayor Michael son dos jóvenes americanos muy convencionales. Tras el divorcio de sus padres se instalan en la tranquila ciudad de Santa Carla en California, en donde corren rumores de la existencia de vampiros. En ese lugar la personalidad de Michael cambia sensiblemente y empieza a estar con una banda de motociclistas cuyo líder es el carismático David. Obviamente a su madre no le gustaría saber en que se está convirtiendo."
Si no te gustan realmente los años ochenta recomiendo que huyas de esta película, porque si hay alguna obra que caracterice y glorifique a esa época estamos ante ella. Algunos la llaman fallida e incluso lamentable, pero creo que esas personas no le han echado un vistazo a la mayoría de bodrios que se pueden encontrar en las carteleras de hoy en día. No se les olvide que en algún momento apareció ese horror llamado The Twilight Saga, lo que siempre consideraré como un verdadero intento fallido en cuanto a proyecto juvenil de vampiros se refiere.
Puedo asegurar que esta cinta está grabada en la mente de un enorme número de personas, lo cual dudo mucho se pueda manifestar sobre muchas películas para adolescentes e inclusive para películas en general que sean actuales.
Evidentemente no es una obra maestra o una creación hecha para gente con los paladares más sofisticados. Ese adjetivo podríamos utilizarlo en gente que cuenta con una gran cultura cinematográfica (o por lo menos dicen tenerla) que no salen de las típicas y aclamadas "obras profundas" que poseen una duración de más de dos horas y cuyos fanáticos se la pasan encumbrandolas todo el tiempo, aunque en realidad durante la proyección entera se la pasen luchando por tratar de mantenerse despiertos.
En mi particular punto de vista estamos ante un filme entrañable. Es entretenido y consigue lo que una buena película de este género casi siempre consigue: distraer al espectador y hacer que el tiempo vuele, como lo hacen los propios vampiros de la historia. El guión está muy bien elaborado, puesto que junta momentos inolvidables de suspenso y terror con otros desternillantes y otros propios de cintas del género de aventuras. Eso si, creo que adolece de profundidad en los personajes y de una trama consolidada, con una resolución excesivamente facilona.
Mencionar aparte una característica que la convierte en una película única: se combate a los vampiros con pistolas llenas de agua bendita. Eso es bastante peculiar. Tambien comentar sobre los buenos efectos especiales del ejercicio (muy bien conseguidos), la atmósfera, la fotografía repleta de colores, la banda sonora construida por canciones de aquella época que despiertan nostalgia y actores que están más que correctos en sus roles. De igual manera hay que aludir a esos looks que muchos han repudiado, esos looks que dotan a la película de un signo inimitable, esos que le brindan una personalidad propia y la aferran a una decáda irrepetible y que muchos la recuerdan con cariño. Ese es el encanto de películas como esta, un atractivo que ya no se ve ni se da por asomo. Más vale un look vulgar que personajes vacíos e insípidos.
Más efectiva que los ajos y con olor aun más inolvidable, podemos afirmar que es una buena película de vampiros, con tono autoparódico, que aportó en su momento frescura al género.

Comentarios

Entradas populares