Enduring Love (2004)

Director: Roger Michell
Duración: 100 minutos
País: Reino Unido
Reparto: Daniel Craig, Samantha Morton, Bill Weston, Jeremy McCurdie, Lee Sheward, Nick Wilkinson, Rhys Ifans, Bill Nighy, Susan Lynch, Ben Whishaw, Justin Salinger, Andrew Lincoln, Helen McCrory, Rosie Michel, Ella Doyle, entre otros.
" En un hermoso día sin nubes, una joven pareja está celebrando en el campo en un picnic. Joe y su novia Claire están a punto de abrir una botella de champaña cuando un llanto les interrumpe. Un globo con un niño en una cesta se eleva."
Como nunca he leído la novela original de Ian McEwan en la cual esta cinta está basada, dificilmente puede juzgar si es una adaptación acertada. Aunque claro, como la palabra bien lo expresa es sólo eso: una adaptación, una modificación para el lenguaje cinematográfico y nada más.
Sin embargo, puedo manifestar que como proyecto del séptimo arte, es una de las películas más interesantes que aparecieron en la década pasada, una película británica exitosa, que se encuentra en el mismo sitio de otras obras de aquellos lugares del mundo igualmente elogiadas y contemporáneas como Dead Man's Shoes y Vera Drake.
Habiéndola apreciado una sola vez, me he quedado con el impulso de salir rápidamente de aquí y leer la novela de McEwan, ya que la película me ha impactado tanto en plano visual como en el emocional y me ha dejado con un mar de preguntas que deseo fueran respondidas ahora mismo.
La escena de apertura sienta las bases de la atmósfera y el ritmo (y desde luego, el argumento) para el resto de la película. No sin dejar de mencionar que vaticino que por mucho tiempo permanecerá en la categoría de filmes más apasionados, provocador de mandíbulas muy apretadas y de una enorme tensión visceral cinematográfica que haya visto en mucho tiempo.
Aquí, el director Roger Michell yuxtapone la vegetación frondosa del campo inglés (con sus accidentadas montañas y el enorme cielo, parecido a un océano) con un ondear parecido a la sangre de un globo de aire caliente, moviéndose tan peligrosamente como lo hacen las frenéticas cámaras sostenidas en la mano y que capturan toda la acción que es la esencia de la cinta.
No puedo relatar que es lo que ocurre en ese lugar, pero mientras la historia sigue avanzando la pareja trata de olvidar ese amargo suceso y continuar normalmente con sus vidas llenas de comodidad, almuerzos de naturaleza aburguesada, cenas y fracasos relacionados con el trabajo. Pero cuando otro de los testigos del acontecimiento se pone en contacto con Joe como por arte de magia, vemos como aparece el inicio de una relación extraña y peligrosa que empujará a los tres protagonistas más alla de las fronteras normales de la razón.
Por lo que leído, algunos han comparado la película con Fatal Attraction, por las ideas centrales de obsesión y culpa que ambas comparten. Sin embargo, para mí, este ejercicio es más un tratado sobre la naturaleza del amor, sus 'por qué' y sus 'para qué'. Por ejemplo, es importante notar que Joe es un profesor que se dedica a estudiar dicha naturaleza y las cualidades humanas que se requieren para que se convierta en algo eterno. Es el testigo desquiciado y entrometido quien comprende realmente el verdadero sentido y lleva a cabo la obsesión ciega como punto central de sus sentimientos.
Las interpretaciones son de una alta calidad, por ejemplo Daniel Craig puede cargar con el peso de un personaje cargado de ostentación y vanidad, pero también que se muestra vulnerable cuando siendo un profesor que intenta ser lógico en todo momento, es llevado hacia un límite ilógico. Por otro lado Samantha Morton ofrece el soporte adecuado con su papel de una Claire desconcertada. Aunque claro, el que más me impresionó fue Rhys Ifans, únicamente por el hecho de que nos entrega una actuación fuera de todo lo que le había visto en su extraña carrera. Una intervención contraria a toda la clase de lunáticos melodramáticos de estilo similar que vemos en Hollywood.
La interacción entre los tres protagonistas es manejada de modo maravilloso por Michell, quien le mete una pausa de forma deliberada a la película, de modo que las relaciones se convierten en algo genuino después de cierto período de tiempo. Ahora, considero que esto puede enfurecer a ciertos espectadores que esperan una cinta más rápida que vaya directa al punto, sólo que los temás que toca son filosóficos y no podían abordarse de manera simple. ¿O es sencillo disertar sobre personalidades fragmentadas, de dos mitades de la misma alma, la culpa reprimida, la angustia y la frustración sexual? Hacerse la pregunta y forzarse a contestarla no es más que un hecho morboso.
Es seguramente una película que te dejará con algo para que pensar, y si no es la relación entre los personajes, te aseguro que será en cómo le hizo una simple película para conducirte hasta esa tensión, en cómo logró llevarte hasta el borde del asiento.

Comentarios

Entradas populares