Un condamné à mort s'est échappé ou Le vent souffle où il veut (1956)

Director: Robert Bresson
Duración: 99 minutos
País: Francia
Reparto: Francois Leterrier, Charles Le Clainche, Maurice Beerblock, Roland Monod, Jacques Ertaud, Jean Paul Delhumeau, Roger Treherne, Jean Philippe Delamarre, César Gattegno, Jacques Oerlemans, Kalus Detlef Grevenhorst, Leonhard Schmidt, Roger Planchon, Max Schöndorff, entre otros
" Transcurre el año de 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, Fontaine un joven de 27 años miembro de la Resistencia Francesa que lucha contra la ocupación nazi, es arrestado por la Gestapo para ser interrogado."
Basada en un hecho real narrado en la autobiografía de André Devigny, cuenta con una precisa sobriedad visual y narrativa, nos detalla el plan de fuga de un jovén teniente francés perteneciente a la resistencia de aquel país, encerrado en una prisión por las fuerzas de ocupación alemanas. Esperando por una segura condena a muerte, ese hombre no está dispuesto a quedarse de brazos cruzados y entregarse de manera tranquila a los fusiles de sus castigadores.
Fontaine, el protagonista de la historia, es un hombre inteligente, observador, hábil y paciente. Contando con dichas cualidades se apoya de los mínimos recursos que el limitado entorno de su celda le proporciona, así como de los contactos que mantiene con los otros presidiarios para concebir un proyecto que le permita escapar de aquel encierro involuntario.
Después de hacer un breve resumen del inicio de la cinta, bien podría comentarse que la trama puede pecar de simple, ya que es más que obvio que el título puede definir perfectamente una sinopsis más bien escueta, además de enunciarle al espectador del modo más explícito posible el final sin haberla visto siquiera. Es en este punto cuando puede surgir la pregunta: ¿entonces que emoción tiene una película de la cual ya sabes el desenlace? La respuesta a esta pregunta es lo que hace a esta obra una propuesta tan brillante y recomendable.
Lo que hace tan maravillosa a esta película es el mundo que crea el director, en donde los sonidos no son simples trucos sino que son parte importante del soporte de la misma. La forma tan sútil de Bresson para utilizarlos es impresionante, con un manejo de la cámara que podría nombrar sombrío. Esto es: nos muestra lo que nos debe de mostrar y nos sugiere lo que debe sugerir. Bresson convierte a detalles mínimos de cualquier expresión en una compleja estructura de acciones tremendamente inquietantes.
Y es que probablemente esa sea una de las características más importantes de cierto cine europeo, buscar la importancia de la forma por encima del contenido. A veces esa forma distinta de abordar los mismos temas convierte a ciertos proyectos como el que hoy abordo, en creaciones muy peculiares y en raras ocasiones en verdaderas joyas del séptimo arte. Sin embargo, eso de poner en segundo plano el contenido no es completamente de esa manera o por lo menos no en el sentido literal de la palabra.
En cada escena se notan las fuertes convicciones del autor sobre lo que debe ser el cine, en cada una de ellas aparecen y marcan su creación. Porque toda la narración, planos e incluso diálogos (escasos, por cierto) están volcados invariablemente en la historia. Bresson no te permite una sola distracción, el maldito no te deja otra opción y el resultado es abrumador.
En mi caso me quedaré con la sensación que me transmitió en todo momento de estar encerrado entre cuatro paredes, con muchas ganas de mirar la ventana de la celda porque seguramente sería lo único que me recordaría la libertad flotando allá afuera.
Recordar siempre las palabras a Nicodemo "El viento sopla donde quiere y oyes su sonido; mas ni sabes de donde viene, ni a donde va" segundo título de la película, ya que son fundamentales para comprenderla mejor.
Y traer siempre a la memoria a este ejercicio cinematográfico como una obra noble de principio a fin, con un argumento apasionante basado en la lucha de Fontaine por su liberación y sin una pizca de pomposidad, transformando el objetivo de esa lucha en una realidad trascendente.

Comentarios

Entradas populares