Testimonio

De Paz y Amor carezco a menudo porque hago y digo cosas que no pienso. Después, más calmado, lo medito y me doy cuenta del error, eso me hace sentir culpable. Los demás también contribuyen a ese sentimiento de culpabilidad. Creen que me comporto así porque quiero, no se dan cuenta que a veces pierdo el control, de que mi angustia dura 24 horas que tiene el día y de que también sufro por el daño que les hago.
Tengan confianza en que me curaré y no la pierdan nunca, porque soy como un niño y me siento desprotegido. Y si encima me echan en cara cosas que hago sin poder evitarlo, entonces es cuando aparecen las ideas de acabar con este infierno.
Si pudiera definir mi forma de vida en dos palabras estas serían: todo o nada.
Un día la vida es para mí una eterna fiesta, llena de risas y bromas, donde nada es tan serio ni tan importante. Pero al día siguiente me parece más cruel de lo que en verdad es. Por eso no se preocupen si estoy riendo a carcajadas y al instante suelto el llanto, es normal y pasará.
No acepto relaciones a medias. A la gente que desee estar conmigo le pido que lo haga o espero que esté en mi contra. A cambio doy exactamente lo mismo.
No poseo una real identidad. A veces dudo de que mi existencia sea real. Me pregunto si mi vida es de verdad o soy parte de un sueño o tal vez de alguna película, de la que por supuesto yo no soy el protagonista.
Me gusta lastimarme tanto, que les podría sorprender hasta el cansancio.
¿Qué quieren que sea? ¿con quién quieren estar? Puedo ser lo que les de la gana: tierno o agresivo; discreto como una tumba o el más cizañero que pueda existir. Precavido o bien osado a tal punto que temerán por su vida y por la mía. Seré lo que les haga feliz, mientras quieran estar conmigo.
Una canción, una novela, una frase o una película me hacen soñar, me transportan a otro lugar. Si no quieren que me enfurezca, no me quiten ese mágico momento.
De un instante al otro me puedo volver violento y agresivo, cuando eso ocurre no entiendo razones, por favor no intenten calmarme, aléjense, porque de una manera u otra, puedo hacerte todo lo que tenga a mi alcance para destruirlos.
Puedo ser un gran mentiroso o lastimarlos con mi sinceridad.
Soy capaz de llorar con las películas, algunas canciones e incluso con las noticias de la televisión. Pero las tragedias de mi familia rara vez me producen algún efecto.
Les sorprenderá saber (porque lo sabrán)que pueden tener una idea acerca de mi personalidad y otras personas una completamente distinta aunque ambas tengan fundamento.
No tengo piedad, ni compasión y no doy tregua a mis enemigos; aunque daría la vida por quienes amo. Mientras los ame.
Poseo una extraña y desarrollada facilidad de ver sus puntos débiles y también los fuertes, entonces cuídense, porque lo que digan o hagan muy probablemente algún día será usado en su contra.
Puedo convencerlos de algo, aun cuando ni yo mismo esté convencido de ello.
Siempre les daré una respuesta a todo. y con una extraordinaria rapidez pienso lo que tengo que decir para lastimarlos.
Hoy quiero pasar el resto de mis días con alguien, sin embargo mañana me puedo arrepentir.
Si un día les digo que no los quiero volver a ver no se sientan culpables, porque no lo son. También eso es frecuente.
Algo puedo asegurarles, nadie sufre más que yo. Solamente hay una cosa que no cambia: Quiero superar esto y esa es la única verdad.

Comentarios

Entradas populares