Strangers on a Train (1951)


Director: Alfred Hitchcock

Duración: 101 minutos

País: Estados Unidos

Reparto: Farley Granger, Ruth Roman, Robert Walker, Leo G. Carroll, Patricia Hitchcock, Kasey Rogers, Marion Lorne, Jonathan Hale, Howard St. John, John Brown, Norma Varden, Robert Gist, entre otros.

" En un tren, un joven campeón de tenis, Guy Haines, es abordado por un admirador, Bruno Anthony. Bruno conoce toda la vida íntima de Guy y le propone, por amistad, cometer un intercambio de asesinatos. Él, Bruno, suprimirá a la mujer de Guy, la cual no quiere concederle el divorcio, a cambio de lo cual Guy deberá asesinar al padre de Bruno porque no le deja vivir como él quiere, y del que persigue su herencia. "

Magistral lección de cine y del inconfundible estilo de Hitchcock, tanto en temática como en lenguaje cinematográfico.
A pesar de contar con un guión bien escrito y estructurado, evidentemente personal y cargado de su negro sentido del humor que roza la comedia en algunos momentos, Hitchcock decide limitarlo a su premisa argumental, la historia de un hombre de éxito al que el azar o la casualidad le convierten en un personaje impotente, atrapado y llevado al límite.
El resto poco tiene de azar, pues es un completo manual de dirección, una depurada muestra de un estilo aun no superado, capaz de afrontar con éxito obstáculos tan difíciles como contar con un actor principal tan soso como Farley Granger; todo lo contrario a un magnífico Robert Walter como Bruno.
Los ángulos, los objetos, la puesta en escena se vuelven protagonistas creando una agobiante atmósfera que sin prescindir de unos personajes sólidos, lo que busca es llevar al espectador a su terreno, lográndolo plenamente.
El vestuario, el gran trabajo de fotografía, la música o los escenarios elegidos están escogidos con extremo cuidado para incidir y aumentar de forma sútil pero muy eficaz los aspectos principales de la cinta.
Y por supuesto es capaz de concentrar en momentos concretos todo su talento, en escenas memorables como la inicial, el gran plano de los lentes, el partido de tenis, la de la alcantarilla o la final en el carrusel.
Un placer de principio a fin que mantiene pegado al espectador a la pantalla.

Comentarios

Entradas populares